Recuerdos del viejo salón de baile

El de Benito, en Vilaronte (Foz), revive en un vídeo musical de Stoned At Pompeii


foz / la voz

A las nuevas generaciones, enfrascadas en las nuevas tecnologías, resulta embarazoso trasladarles el enorme poder evocador de los viejos salones de baile, edificios que testimonian un pasado que está ahí, a un paso, pero que parece a un mundo de distancia. En cada concello, en tantas parroquias, quedan testimonios de lo que fueron el siglo pasado, hasta bien entrada la segunda mitad. Forman parte de la memoria popular y fueron la base de innumerables matrimonios.

Uno tras otro, salvo contadísimas excepciones (pongamos por caso la sala Bahía de Foz, recuperada para actos puntuales) todos cerraron . Algunos fueron acondicionados como negocios o como parte de viviendas. Otros, día a día, se desmoronan. Es el caso del baile de Benito, en Vilaronte (Foz), que aún desvencijado y hecho una ruina, emana toda la majestuosidad que tuvo.

La balconada de madera que recorre el piso superior, el pequeño bar, el único servicio que tenía en una anexo exterior, sus escalinatas... y los carteles que aún pintan las paredes, en los que se puede leer «cabida de personas 240», «reservado derecho de admisión» y «no se cede pareja», recuerdan lo que fue. En la fachada, un anuncio ya casi despintando por el paso de los años constata su fracaso: se vende.

El Baile de Benito se mantuvo en activo hasta la década de los setenta, cuando al final ya solo ejercía como teleclub y disponía de una biblioteca. Después, los vecinos de Vilaronte construyeron un nuevo edificio, en O Castro, al que se trasladó la actividad del teleclub, que hoy se mantiene como un ejemplo de asociacionismo. Y el baile de Benito, como todos, cerró para siempre.

Pero su atractivo y enorme poder evocador, aún en ruinas, lo mantiene. Y de vez en cuando resurge. Lo hizo por obra y gracia de una vecina de Vilaronte, la polifacética artista Ugía Pedreira, ahora asentada en el Occidente asturiano, que ilustró con fotos del baile uno de sus discos.

Y lo hace de nuevo en un vídeo musical de la banda viguesa Stoned At Pompeii, Ancroidal, bajo la dirección de Xaime Miranda, con Iago Vilarinho como director de fotografía, y con los actores Brais Yanek (que participó en películas como Nove de novembro y Dohgs o la premiada serie Fariña) y María Borrazas, con la colaboración de la cervense Teresa Rey y de Juan Vilariño, miembro de la compañía Pico de Castro de Foz.

Entre las localizaciones del vídeo musical figuran el pazo de Carrocide, en Alfoz; los exteriores de la casa de Pallares, en Barreiros; el pazo da Toxeiriña en Moraña (Pontevedra) y, sobre todo, el viejo salón de baile de Benito. Stoned At Pompeii tocarán en unos días como cabeza de cartel en San Cibrao. Pero el vídeo merece la pena verlo antes. No defrauda. Está disponible en Youtube.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Recuerdos del viejo salón de baile