Clausuran la cocina del asilo de Foz y los residentes ya comen de cátering

Una inspección constató defectos estructurales en el centro donde viven 26 ancianos


foz / la voz

Este viernes fue el primer día que los residentes del asilo de ancianos de Foz recibieron la comida y la cena a través de un servicio de cátering. La medida se adoptó después de que inspectores de Saúde Pública realizaran una inspección al centro y decretaran la clausura de la cocina. Desde Mensajeros de La Paz, firma que se ocupa de la gestión del centro, en manos de un patronato, confirmaron que la orden de clausura está motivada porque las instalaciones no presentan unas condiciones mínimas de seguridad y para evitar el mínimo riesgo. Destacan la antigüedad del centro -más de 80 años- y afirman que ni el mobiliario ni el equipamiento de la cocina se modernizó en los últimos años para irlos adaptando a las necesidades actuales.

También apuntan que desde Saúde Pública llevan unos tres años alertando de que la cocina presenta unas instalaciones antiguas, con unos techos muy altos y con unas características que no cumplen con la norma en vigor. Desde Mensajeros destacan que la limpieza es correcta y también la elaboración de la comida.

Ayer a mediodía los residentes comieron el primer menú de cátering, un servicio que previsiblemente se mantendrá hasta que los ancianos pasen a ocupar la nueva residencia, que el Concello prevé abrir, como muy tarde, en la segunda semana de marzo.

Natalia Zabaleta, en representación de Mensajeros, confirmó que la comida que sirven a través del cátering es elaborada en otros centros de la zona que gestiona este colectivo. Aunque desde la Xunta dan un plazo de quince días para alegar o subsanar deficiencias, desde Mensajeros no tienen previsto realizarlas ante la previsión inmediata de apertura del nuevo geriátrico: «El edificio no da para más, pero nosotros garantizamos nuestro servicio en todo momento.

Mismas horas de comidas

«A los residentes la puesta en marcha del cátering no les va a representar ningún cambio. Van a comer y a cenar a las mismas horas y se garantiza, como siempre, la calidad de la comida. Desde Mensajeros de la Paz cifran el número de residentes en 26 y desde la Xunta en 28.

El Concello quiere agilizar la apertura del nuevo geriátrico, adonde pasarán los ancianos en las próximas semanas

Tanto desde el Concello como desde el patronato del asilo son conscientes de las deficiencias que presenta el asilo. El alcalde focense Javier Jorge Castiñeira, aseguró que se enteró el jueves por Mensajeros de la inspección. «A nosa primeira preocupación foron os residentes. En canto nos garantiron o servicio de cátering e que este cumpriría cos horarios, quedamos un pouco máis tranquilos, pero sabendo das deficiencias do asilo. Aínda tivemos que ir a semana pasada porque estaban case sen gasoil para a calefacción. Sabemos que a situación é delicada, pero tamén sabemos que os nosos maiores pasarán nuns días abrirá ao novo xeriátrico e todos os residentes actuais terán alí garantida a súa praza», explicó el regidor y también miembro del patronato.

Jorge Castiñeira aseguró que desde la Administración llevan casi dos años de trámites para abrir cuanto antes el nuevo geriátrico, al que pasarán los residentes y trabajadores del asilo. Garantizar que tanto ancianos como empleados pudieran conservan sus plazas en el nuevo centro y no tuvieran que marcharse de Foz, le ha supuesto al Concello y a la corporación afrontar una compleja y larga tramitación para asumir como propia la gestión de una competencia autonómica. Casi tres años lleva concluida y cerrada la nueva residencia, cuya concesionaria será la firma Idea. En el Concello ultiman los preparativos y confían en que se agilicen los trámites, entre ellos el permiso de inicio de la actividad, para poder abrirla en los próximos días, como muy tarde en la segunda semana de marzo.

Los inspectores apreciaron deterioros en los techos, paredes y ventanas, entre otras incidencias

Desde la Delegación Territorial de la Xunta confirmaron que técnicos de los servicios oficiales de Saúde Pública, dependientes de la Consellería de Sanidade, realizaron unha inspección en la cocina del asilo-residencia Nuestra Señora de la Virgen del Carmen de Foz. «No transcurso da visita advertiron unha serie de defectos estruturais incompatibles con ese servizo e acordaron a suspensión provisional e con carácter cautelar da actividade de restauración nesas instalacións», confirmaron.

Aseguran que la suspensión se prolongará hasta que «se verifique que se efectuaron as reparacións indicadas». Desde el mismo departamento indicaron que los inspectores apreciaron «deterioros nas instalacións (teitos, paredes, chans, fiestras) entre outras incidencias, incompatibles -ata que se reparen- coa continuidade do servizo de elaboración de comidas». También desde la Xunta confirmaron que provisionalmente se les proporcionará el menú a los residentes de Foz desde el centro de día y residencia de San Cibrao, que también gestiona esta empresa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Clausuran la cocina del asilo de Foz y los residentes ya comen de cátering