¿Por qué triunfa el Carnaval en Foz?

Alrededor del 10 % de la población está en peñas, comparsas o charangas. Familias al completo y negocios llevan meses volcados con los preparativos


FOZ / LA VOZ

Buena parte de los que en algún momento portaron (y portan) el bastón de mando del Concello de Foz se declaran carnavaleiros. El Entroido de Foz no es cualquier fiesta. No llega en febrero o marzo. En Foz, el Carnaval empieza después del verano. Con los preparativos de la vestimenta y de la coreografía del desfile del día 2 llevan meses los miembros de peñas, comparsas o charangas, colectivos formados por miembros de varias generaciones. Rondan la veintena y solo entre ellos suman casi un millar de integrantes, según el Concello, casi un 10 % de la población (Foz, 10.002 habitantes). Ellos son un pilar fundamental. En el Concello lo saben; han sido pregonero, participan en las reuniones sobre el desfile... son el corazón de la celebración.

Familias enteras forman parte de estos grupos. En el desfile ?que el año pasado cumplió su 37ª edición y que congregó a casi 2.000 personas disfrazadas? hay participantes que no llegan al año y otros que pasan de los noventa. A esto hay que sumar que los actos de Carnaval en la villa comienzan meses antes, cuando se elige al rey o reina de la fiesta que es coronado en una cena-baile. La reina de este año, Sabela Pico, será coronada el día 16 y en el consistorio, donde el martes hubo colas desde las seis y media de la mañana, se vendieron 800 tarjetas. Quedan 190 personas en lista de espera. El alcalde, Javier Jorge Castiñeira, confía en que se pueda realizar una pequeña obra para ampliar la carpa junto a la Sala Bahía y poder acoger así a mil comensales. Sería una cifra récord.

«Hai só oito anos eramos 120 ou 130 na cea e había que andar chamando á xente para que viñera. E mira agora. Non temos capacidade para atender toda a demanda. Temos que xestionar ben as circunstancias. Imos intentar ampliar e facer melloras na zona de baños, pero somos conscientes de que hai que ir poñendo límites», explica el regidor quien recuerda que la cena fue cambiando de ubicación a medida que aumentaba la participación.

Sin capacidad, con límites

«Primeiro era no restaurante Leyton, despois pasamos ao polideportivo do colexio Martínez Otero e, como non chegaba o espazo, acabamos na Sala Bahía, un espazo emblemático polos bailes de Carnaval, onde tivemos que facer obras para ir ampliando capacidade», rememora el regidor. Desde hace años, el Concello se ha visto obligado a contratar a una empresa para tener plan de emergencias. Al empeño del Ayuntamiento, que ultima el expediente para solicitar la declaración de interés turístico autonómico para la fiesta, hay que sumar la colaboración de colectivos para mantener una amplia programación, como A Pomba do Arco con su multitudinario Touporroutou, las cenas de comadres de las asociaciones de amas de casa, los desfiles y actos de los colegios, la revista del Entroido, los encargos a costureras, el impacto en comercios locales y en otros municipios...

El Concello dice que no puede asumir riesgos y que no habrá menú alternativo para veganos o celíacos

«Con 400 e ata 500 comensais, podes pensar en facer menús alternativos para veganos, vexetarianos ou celíacos, pero con mil persoas non podemos, nin debemos asumir nin o máis mínimo risco», explica el regidor, Javier Jorge Castiñeira, que asegura que las peñas ya fueron informadas el lunes de que este año, debido al volumen de comensales previsto y por razones logísticas, no sería posible ofrecer un menú alternativo, tal y como pidieron varios participantes a través de un comunicado: «O xesto que tivo o Concello o ano pasado incluindo un menú alternativo interpretámolo como un sinal de avance, de civismo... (..) Preguntámonos a que razón se debe agora este retroceso». Le piden al Concello que en el caso de que no haya menú alternativo reconsidere su decisión.

El menú elegido, a base de sopa de cocido y de costilla asada, platos típicos del Entroido, será preparado, un año más, por el cátering Chao dos Navais. «O ano pasado serviuse para pouca xente un menú alternativo e tamén recibimos queixas porque había despois quen quería ese menú. Non podemos andar con estas cousas. Dá moito traballo preparar un menú para mil persoas e non nos podemos expor a ningún risco. Non nos podemos permitir o luxo de fallar no tema do glute nen coa alimentación. Desde o Concello e desde Sempre Foz manifestamos o noso respecto cara a todos os colectivos, pero entendemos que o máis importante da cita non é a cea, senón o ambiente. A decisión é firme. Tamén no seu día tivemos que deixar de dar cocido porque non se podía para tanta xente». 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Por qué triunfa el Carnaval en Foz?