La línea amarilla que trae cola en Foz

Frente a opiniones vecinales dispares, el Concello mantendrá la prohibición de aparcar en un tramo de la calle Eduardo Pondal


FOZ / LA VOZ

División de opiniones entre vecinos y comerciantes genera el pintado de una línea amarilla que prohíbe aparcar en la margen izquierda (sentido bajada) de la calle Eduardo Pondal, en Foz. En los últimos días ha habido reuniones, quejas, alabanzas, recogida de firmas... Desde el Concello confirman que dieron la orden de señalizar con línea amarilla tras recibir hace semanas la petición de miembros de un colectivo de vecinos y negocios de esa calle que solicitaban que se pintase esa linea en un tramo: exclusivamente el que bordea el recinto escolar, entre las confluencias con las calles Salvador de Madariaga y Alfonso X El Sabio. En plena tarea de pintado se produjo un malentendido y los operarios extendieron la capa de pintura al margen izquierdo, pero no solo en el tramo referido, sino a lo largo de toda la calle, según reconoce el regidor Javier Jorge Castiñeira.

Esta situación motivó quejas de vecinos y de negocios, alertados por la supresión de numerosas plazas de aparcamiento. Además de advertir del error al Ayuntamiento, algunos iniciaron una recogida de firmas manifestando su oposición a que se prohibiera aparcar en el margen izquierdo. Así lo confirmó el alcalde, que recibió las firmas y ordenó que se despintara la línea amarilla, pero no en toda la calle, sino solo en el tramo comprendido entre las intersecciones con las calles Alfonso X El Sabio y Pascual Veiga.

Desde el Concello defienden la medida por seguridad. El alcalde cree acertado mantener la prohibición de aparcar en el tramo que bordea el recinto escolar, por la proximidad de un cruce y de dos pasos de peatones. «En horas de saída e entrada xerábanse situacións de perigo cos coches aparcados na porta do colexio. Había pouca visibilidade nos pasos de cebra», asegura el regidor, quien, a las voces críticas por la falta de estacionamientos, les recuerda que en las proximidades del centro escolar existe un aparcamiento público que, a petición del colectivo antes mencionado (Amodiño), fue iluminado. El regidor recuerda que también se señalizó un carga y descarga y se retiraron los contenedores. Recuerda que en un primer momento entre el Concello y directivos de la asociación acordaron y financiaron que se pintara el mural que adorna el muro del recinto escolar.

Mural

«A idea inicial era embelecer dalgunha maneira a rúa co obxectivo de darlle dinamismo. Pintouse o mural e pensouse que sería máis vistoso se non houbera coches aparcados diante», explica el alcalde, que asegura que ahora la directiva del colectivo también le ha pedido que elimine la zona de carga y descarga frente a la panadería y la mueblería.

«Consideramos que procede manter de amarelo nesa rúa o tramo que bordea o recinto escolar por razóns de seguridade», manifiesta Jorge Castiñeira, quien lamenta la situación, a la vez que reconoce que la asociación se interesó porque se ejecutaran mejoras. Recordó que también partió de ella cambiar la iluminación del alumbrado, retirar los contenedores, pedir más zonas de carga y descarga... Desde el PSOE criticaron al Gobierno: «Tempo perdido de traballadores e veciños, doble gasto en pintura, unha para pintar e outra para borrar... e todo porque o alcalde volveu a tomar unha decisión innecesaria das que tanto acostuma».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La línea amarilla que trae cola en Foz