Virguerías en un pocillo: ¿café con un toque de espuma de cerveza negra?

Comenzó el campeonato internacional de baristas en el IES de Foz; el alumno local Juan Rubiños ganó el primer certamen, de cata de cafés

Campeonato de cata y baristas en el IES de Foz Campeonato de cata y baristas en el Ies de Foz

FOZ / LA VOZ

Un espectáculo y toda una clase para los que se toman el café como un trámite en la vorágine del día. Y un ejemplo de pasión de los chavales, que apuntan alto: «He intentado transmitirles toda la magia y el entusiasmo que se esconde detrás de cada persona que elabora mi café, una selección de arábigas de tueste medio, con fuerza, cuerpo, un dulzor característico y notas a chocolate negro». Así defendía ayer su propuesta, hablando al tiempo que iniciaba su elaboración, una joven participante en la jornada inaugural del Campeonato Internacional de Baristas de Escuelas de Hostelería que organiza el IES de Foz, con 18 centros participantes, de diversos puntos de España y uno de París. Ayer también se disputó el certamen de catas de café. Y para mañana quedará el de baristas profesionales, con 12 participantes.

Óscar de Toro, propietario de Cafetería Venecia de Santiago de Compostela, ejerció de maestro de ceremonias: «Somos unha chincheta no mundo do café, polo renome que está adquirindo ano tras ano este certame, que cada vez sona máis no mundo do café». Así dio paso a la primera jornada del concurso de baristas, con propuestas vanguardistas, no apto para neófitos, de chavales que exhiben su entusiasmo y apuntan muy buenas maneras. En las presentaciones de sus cafés y combinados, los alumnos exponían detalles que iban desde la zona de recolección del café y la fecha exacta a la temperatura justa de tueste, los microclimas y suelos que aportan las características a cada grano... todo para convencer al jurado de que, en efecto, el café que preparaban era único: «Crema elástica, brillante, de color avellana, con matices atigrados, en boca con un postgusto achocolatado».

Así, uno tras otro fueron surgiendo expresos y capuchinos, creaciones personales que aquilataban los alumnos: «Tiene un origen en Brasil muy marcado, con notas dulces que harán de mi taza una taza muy balanceada». Y combinados, con propuestas arriesgadas: «Confío tanto en mi café que no he querido desvirtuarlo con las infusiones, una de frutos secos con avellanas, nueces y almendras que acabaré de machacar en este mortero, y una infusión de grosellas. Les aseguro que les creará una crema y una untuosidad que les permanecerá en boca largo tiempo. Todo en uno, pero al final, lo que perdurará será el sabor al café»,

Cada alumno dispuso de 15 minutos para elaborar sus cafés y combinados, explicárselo al jurado de cuatro catadores sensoriales y limpiar la cafetera.

Sugerentes y propuestas de todo tipo, a la altura de un certamen cada año mas exigente. ¿Por qué no un toque final de crema de cerveza negra sobre el café? «Un maridaje perfecto, con aroma y sabor a cacao y chocolate», señalaba su autor, avalando su creación.

Victoria local

El otro plato fuerte de ayer fue el concurso de catas de café. Los participantes, 17, debían pasar cuatro pruebas: de evaluación sensorial de sabores básicos; de cata de café (con cinco variedades); de aromas (los examinaron de 10 elegidos aleatoriamente entre un total de 36), y una prueba escrita final. El ganador fue el representante del IES de Foz, Juan Rubiños. Segundo fue Rubén Mier García, de Santander. Y tercero, Pablo González Silva, de Pontevedra.

Hoy sigue el espectáculo. En el IES de Foz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Foz
Comentarios

Virguerías en un pocillo: ¿café con un toque de espuma de cerveza negra?