Zan, sobre negociar un aplazamiento del arranque: «No se llega a acuerdos sobre una mentira, Alcoa no tiene apuros económicos»

CERVO

José Antonio Zan, en una asamblea de personal
José Antonio Zan, en una asamblea de personal PEPA LOSADA

El comité ve acreditada la mala fe de la multinacional y acude este miércoles con escepticismo a la reunión

24 ene 2024 . Actualizado a las 11:53 h.

El presidente del comité de Alcoa, José Antonio Zan, ve acreditada la «mala fe» de Alcoa respecto del cumplimiento del acuerdo de viabilidad y señala que los sindicatos acuden este miércoles (10.00 horas) a la reunión con la multinacional con escepticismo sobre la petición de una prórroga del arranque de las cubas. «No se puede llegar a un acuerdo sobre una mentira. Ellos dicen que tienen que aplazar la reactivación de la fábrica porque tienen problemas económicos, pero no es cierto. Si accedemos nos despedirán y cuando lo hagan alegarán que nosotros mismos hemos aceptado que había esas pérdidas», argumentó.

Los sindicatos insistieron ayer en que la solución a un conflicto laboral que se remonta a cuatro años atrás, cuando Alcoa presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que suponía en la práctica el cierre de la electrolisis, pasa por medidas políticas. Por ello, Zan señaló tras la reunión mantenida ayer con el Ministerio de Industria «lo importante es que el Gobierno apuesta inequívocamente por seguir produciendo aluminio primario en España. Es lo más relevante, porque si no hay intención por parte de las Administraciones de que continúe este sector estratégico, estamos muertos», juzgó.

El presidente de la representación de los trabajadores remarcó que Xunta y Gobierno deben tener claro que «lo que está haciendo Alcoa es amenazar a unos trabajadores del complejo a los que en un principio no quiso meter en las negociaciones para la cobertura de los empleos. Son los empleados de Alúmina, a los que dejaron fuera alegando que hay un segundo consejo de administración en la refinería, de una sociedad australiana que tiene el 40 por ciento. Y ahora nos dicen que o bien aceptamos incumplir lo que hay firmado o a ver qué pasa con estos obreros, que tienen menos resguardo», expuso.

«Una comarca entera y parte de la economía de Galicia no pueden seguir sufriendo una tortura tras otra por los vaivenes de un CEO o una multinacional. Los acuerdos son para cumplirse», enfatizó.

Los sindicatos quisieron también ayer desmontar el argumento de Alcoa, que alega necesitar frenar el arranque porque de otra forma se acabarían los fondos consignados para San Cibrao, esgrimiendo pérdidas millonarias. «Alcoa alega que no generamos dinero. ¿Cómo vamos a generar ingresos si hemos aceptado parar la fábrica? ¿Cómo se pueden incluir en el déficit las inversiones que hay comprometidas en un acuerdo? Nos preguntamos si dentro de ese saldo negativo está todo lo que acarrearon los conflictos en las plantas de A Coruña y Avilés, las sentencias en contra y el dinero que pagó Alcoa para no ser condenada», alegó.

Una semana intensa

Tras la reunión con Alcoa, y según la exigencia de la multinacional, el comité debiera dar este miércoles una respuesta sobre si accede o no a negociar un aplazamiento del arranque. Por la tarde, la conselleira de Economía, Industria e Innovación, María Jesús Lorenzana, mantendrá un encuentro con los sindicatos (19 horas). El viernes se celebrará la mesa de seguimiento por el futuro del recinto fabril, con la presencia de sindicatos, Administraciones y la propia empresa.

Las centrales reclamaron también una cita con la comisión de Industria del Congreso, para explicar a los representantes de los partidos la situación.