Aluminio tendrá su cuarto jefe en dos años tras irse el actual por motivos «personales»

CERVO

Visita de Néstor Rego a la planta
Visita de Néstor Rego a la planta CEDIDA

El BNG se compromete con la intervención si la empresa no cumple con lo firmado

23 ene 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado 8 de mayo, Rubén García Almuiña asumía el cargo de jefe de la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao. Este lunes, nueve meses después y coincidiendo con la solicitud formal por parte de la multinacional de un cambio de planes en la hoja de ruta firmada, se supo que el ingeniero industrial deja su cargo. Renuncia «por motivos personales», aclara la compañía, que indica que el todavía dirigente será sustituido de forma interina por Joaquín Fernández, con una trayectoria de más de tres décadas en la empresa. El relevo será a finales de este mes.

Con la llegada de García Almuiña parecía resolverse la incertidumbre alrededor del liderazgo de la planta de aluminio. A su llegada ejercía el cargo de forma interina el noruego Tor Arne Berg. Había sido nombrado en noviembre del 2022, cuando una investigación interna supuso el despido del anterior responsable de la factoría. Entre los veranos del 2019 y el 2021, ejerció la jefatura de la fábrica Jesús Maroño.

Alcoa no concreta por el momento si, tras nombrar jefe interino a Fernández, busca un responsable a largo plazo para la planta de aluminio.

La incertidumbre sobre los puestos de responsabilidad en la multinacional en España no se ha limitado en los últimos meses a la jefatura de la planta de aluminio de San Cibrao. El pasado noviembre, la compañía suprimió el puesto de presidente de Alcoa España tras no continuar en el cargo Miguel López-Quesada, que había tomado posesión del mismo desde principios del 2023. Fue finalmente sustituido por Álvaro Dorado, vicepresidente global de energía.

El diputado del BNG en el Congreso, Néstor Rego, y la cabeza de lista del Bloque por Lugo, Olalla Rodil, apuestan por una intervención del Estado de Alcoa si no cumple con sus compromisos en el complejo de San Cibrao.

Ambos políticos nacionalistas se reunieron ayer con miembros del comité de empresa en San Cibrao, donde defendieron el mantenimiento de los puestos de trabajo y la continuidad de la factoría.

«Se a factoría incumpre os seus compromisos, o BNG defenderá no Estado unha intervención pública para manter os traballos e a actividade», sostiene Rego, que reiteró el apoyo del Bloque para colaborar desde las instituciones y todos los ámbitos para lograr que «Alcoa cumpra o asinado».

«Que cumpra todos os compromisos adquiridos, que constrúa o forno de cocción e ánodos e reinicie as cubas», añadió. Al respecto, Rodil remarcó que la de San Cibrao es «a única planta de producción de aluminio primario do Estado. Falamos dun sector estratéxico», enfatizó. «Se gobernamos na Xunta, haberá participación pública do Gobierno galego», agregó.

El Bloque aboga por la modificación del estatuto del consumidor electrointensivo para establecer una categoría específica de industria hiperelectrointensiva, la compensación por CO2 llevándola al máximo que permita la UE, así como una tarifa eléctrica gallega que elimine costes de transporte.