¿Habrá fiesta de la Candelaria en Rúa?

y. garcia CERVO/LA VOZ

CERVO

PEPA LOSADA

Está prevista para inicios de febrero por una comisión de lazos familiares pero pendiente de si hay nuevo protocolo a partir del 18

13 ene 2022 . Actualizado a las 16:33 h.

Está en el aire. Al menos, la comisión que se encarga de organizar la celebración popular de la festividad de la Virgen de la Candelaria en la parroquia cervense de Rúa está más que pendiente de posibles cambios a nivel de restricciones, por parte de la Xunta, conforme avanza y sigue evolucionando la sexta ola. Su fecha clave ya está a las puertas de la esquina, concretamente a primeros de febrero. La comisión que forman tres miembros de la familia Villarquide, Alexis, su hermana Miriam y su tío Toñito, que han diseñado un programa festivo con colaboraciones como las del Concello de Cervo y la Comunidade de Montes Veciñais de Rúa, además de negocios, tiene la mirada muy puesta en los próximos días. «Como as medidas que hai non nos parecen adecuadas para facer unha verbena medianamente normal, estamos á espera de que o 18 saian as novas decretadas pola Xunta. Ese día, dependendo dos protocolos novos, poderemos tomar a decisión», señala Alexis Villarquide. «A nosa idea é, en caso de non poder facelas, aprazalas ata que a situación mellore», añade.

No estaría mal que Rúa tuviese su fiesta en verano, aunque lo ideal siempre es celebrarla en la fecha correspondiente, reconoce. Sí que al ser esta una cita invernal, algún que otro año los temporales propios de esta estación le hicieron mella. El cartel inicial arrancaría el día 2, que será el de la patrona, con misa cantada por Toñito y su Acordeón y con procesión, el viernes 4 la primera verbena con las orquestas Finisterre y Los Satélites, el sábado 5 misa cantada por el Coro Parroquial de Cervo y procesión, más sesión vermú con Miramar, que repetiría a la hora de la verbena, junto a Fania Blanco Show. El domingo 6, nuevamente misa y procesión, y sesión vermú y verbena con Fénix.

El año pasado no hubo fiesta como tal. «Fixemos misa solo, a petición dos veciños, para honrar a patrona, pero non se puido facer polo covid», recuerda Alexis Villarquide, a quien no le gustaría ver otro ‘año perdido' de una de sus celebraciones locales favoritas: «É unha festa á que lle teño especial aprecio polos recordos dende neno, dos convidados chegando á casa e reunindo a toda a familia que noutras datas non se reúne... É un recordo especial». Debido al escenario que marca el coronavirus, cuentan con protocolo a seguir: «Teriamos que facer un rexistro de entrada da xente, controlar o aforo loxicamente e pedir moita responsabilidade. Tamén unha zona delimitada para consumir bebidas e prohibido fumar en toda a carpa. Este ano decidímola facer en carpa pechada cun escenario dos de toda a vida, non os das propias orquestas, máis que nada por motivos de seguridade porque se xa non tiñamos suficiente co covid, só nos faltaría ter que anulala por temporal». Algún año, antes de la pandemia, ya se dio esa adversa circunstancia.