ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Maruxaina: hacer aguas... y hacer agua

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

CERVO

PEPA LOSADA

01 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque no soy juez y doy por supuesto que mis conocimientos de la jurisprudencia resultan incomparables con los del magistrado de Viveiro que, por segunda vez, ha decidido dar carpetazo a las denuncias presentadas por un grupo de mujeres que consideran que su honor fue gravemente vulnerado en la fiesta de la Maruxaina celebrada en San Cibrao (Cervo) hace dos años, creo saber el derecho suficiente y tener el sentido común elemental como para apreciar que algo no cuadra al comparar los hechos enjuiciados y la resolución judicial, que estima que no son constitutivos de delito.

Tales hechos, objeto de debate desde entonces, son de sobra conocidos: ochenta y siete mujeres, que participaban en la citada fiesta, orinaron en un callejón y mientras lo hacían fueron grabadas sin saberlo. Las grabaciones obtenidas fueron luego publicadas y figuran en diversas páginas pornográficas de pago.

Sobre la evidencia del incívico comportamiento de las mujeres, que no pueden ignorar que la calle no es un lugar para orinar, nada diré, pues constituye una obviedad. Su incívica actuación, que me imagino estará sancionada por las ordenanzas municipales, no se disculpa ni siquiera por el hecho de que el número de baños públicos disponibles para las personas concentradas en la fiesta fuera insuficiente, pues tal justificación daría lugar a que las calles se convirtieran en cada concentración numerosa de personas (desde un partido de fútbol hasta una manifestación) en inmensos mingitorios, con grave daño para la limpieza y salud públicas.