El temporal, con vientos de hasta 155 kilómetros por hora, provocó un reguero de incidentes


ribadeo, viveiro / la voz

El viento que sopló con gran intensidad en A Mariña en la madrugada del lunes al martes y ayer durante buena parte del día, con rachas que llegaron hasta los 155 kilómetros por hora a la una de la tarde en Penedo do Galo-Viveiro (la más fuerte en Galicia), dejó un reguero de incidentes. En Covas, Viveiro, en la zona de Granxas, el viento lanzó un contenedor de basura contra un coche aparcado y le rompió la luna y el portón trasero. También tiró un árbol en la zona de Area, en el entorno de la iglesia. Los bomberos y la policía local acudieron a varias alertas por el desprendimiento de chapas y uralitas en edificios (por ejemplo, en Magazos y en A Misericordia). El Concello, ante la orden de la Xunta de suspender las actividades al aire libre durante la jornada de ayer, decidió prohibir el acceso al parque Pernas Peón.También se registraron caídas de árboles en otros municipios. Ocurrió en Ribadeo, Xove, Foz y, por ejemplo, en Mondoñedo, en la carretera a Ferreira. El volcado de contenedores fue una imagen recurrente en buena parte de los cascos urbanos. En Ribadeo también se desprendieron fragmentos de uralita del edificio de la antigua estación de autobuses y planchas en un edificio de Foz. Por la tarde, según informó la Policía Local, unas uralitas dañaron un coche en el centro de Foz. Los vientos superaron los cien kilómetros por hora en puntos de registro como los de A Pontenova o Burela. Y en la costa se dieron imágenes espectaculares.

Por otro lado, los bomberos acudieron este martes a dos alertas de incendio en Burela y Cervo, en ambos casos por utensilios de cocina olvidados al fuego, que provocaron humaredas que alarmaron a los vecinos.

La primera fue sobre las 11.00 horas en el casco urbano de Cervo, en la avenida de Galicia. Fue un gran susto el que se llevó una mujer de avanzada edad cuando comenzó a arder la campaña extractora de la cocina de su casa. No hubo que lamentar daños personales en un incidente que afectó a ese electrodoméstico, al mobiliario y, por el humo, a otras zonas de la vivienda. Cuando el GES de Cervo llegó a la alerta, había dos vecinos sofocando las llamas con extintores.

El segundo incendio ocurrió sobre la una de la tarde, en una vivienda en la plaza Antonio Garelly de Burela. Desde el 112 se movilizó a los bomberos de Barreiros y al GES de Cervo, que acudieron con cuatro camiones en total. En el conato de incendio se generó bastante humo, pero escasos daños, aunque sí alarma en el vecindario. No hubo personas afectadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El temporal, con vientos de hasta 155 kilómetros por hora, provocó un reguero de incidentes