Nilo: siempre al servicio de nuestras gentes


Nilo Vidal se nos fue con la llegada del otoño. Es como si el cambio de los colores vivos a los hermosos ocres le hubieran inspirado para despedirse de este San Ciprián que tanto quiso. Un puerto de Santa María de Lieiro dónde este próximo sábado iremos a rogar por su alma, acompañando a su familia.

Pilar su esposa, tomó su relevo en el servicio a las gentes. Durante muchos años gentes como Nilo fueron los faros para nuestra tranquilidad. Y es que nunca escuché una queja de estas gentes entregadas, sin horas, sin estaciones, sin otra encomienda que el honor como divisa.

Jugaba la partida con mi padre, quien solía preguntarle por las noticias que tenía de aquel País Vasco violento, dónde algunos nos jugábamos la vida, relacionado con la subcultura de la violencia que daba grandes espacios para las páginas de los sucesos. Él lo conocía bien por su destino en la peligrosa Guipúzcoa.

Por eso, como buen gallego, cuando regresó a la tierra se le veía feliz, en compañía de otros paisanos que le acompañaban en ese rito tan nuestro de sociabilidad compartiendo la paz y esta calidad de vida que disfrutamos en A Mariña. Y de la que pasó testigo a Pilar, responsable desde hace años de los servicios sociales del Concello de Cervo.

Como tantas veces escuché: «La muerte no es el final». Y así su descendencia han tomado la semilla de tantas generaciones que juraron defender el orden y la ley, desde que el Duque de Ahumada fundó el Benemérito Instituto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Nilo: siempre al servicio de nuestras gentes