Renuncia a volver a organizar la feria de antigüedades de Burela al sentirse engañado por el Concello

El Ayuntamiento tramitó, hasta el embargo de cuentas, el pago de unas tasas que, asegura, se habían comprometido a no cobrar


burela / la voz

Manuel Piñeiro no volverá a organizar la feria de antigüedades de Burela porque, asegura, ha sido engañado por el Concello, de lo que acusa al alcalde, Alfredo Llano, y al concejal José Díaz. El detonante para dar el paso de decirlo públicamente es que acaba de llegarle una notificación de la Deputación de embargo si no satisface la deuda que le reclama el Concello, de 480 euros, que, dijo, pagará hoy.

La última edición de la feria fue en 2018, en el pabellón viejo. Explica Manuel Piñeiro que no tenía intención de organizarla, porque no era rentable, pero desde el Concello se lo pidieron y accedió con el acuerdo de abonar unas tasas simbólicas, de 180 euros. «Que estaban de acordo o evidencia que en canto paguei me deron as chaves do pavillón. Pero o acordo foi de palabra. Ese foi o meu erro», explica.

Cuando recibió la primera notificación reclamándole 480 euros, Piñeiro pidió explicaciones a Llano y a Díaz: «Dixéronme que fora un malentendido e que se ía amañar. Pero pasou ano e medio e chegou outra carta co acordo da Comisión de Goberno de Burela reclamando o pago. Cando falo de novo con Alfredo cambia o conto, e dime que os servizos xurídicos do Concello din que se ten que cobrar». El malestar de Piñeiro no está en la cuantía de lo reclamado, sino en el proceder, porque cree que desde el principio tenían intención de cobrarle y le engañaron.

Dice que, además, en 2019 José Díaz le pidió que volviesen a organizar la feria. Exigió que cualquier acuerdo fuese por escrito, y como el Concello se negó, dejó de organizarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Renuncia a volver a organizar la feria de antigüedades de Burela al sentirse engañado por el Concello