Sito Rivera: «No vengo a hacer una revolución»

El nuevo jefe de la plantilla masculina del Pescados Rubén pide un paso adelante en defensa a un grupo «de mucha calidad»


Tomás de Aquino Rivera (Mataró, 1956) se presenta en el Vista Alegre con un tono conciliador. Tras recorrer el mundo como misionero del fútbol sala, Sito solo programa leves retoques a «un buen trabajo» para asegurar la salvación sin recurrir a rezos de última hora. «Si dan un paso adelante a nivel defensivo, la plantilla tiene mucha calidad», proclama el nuevo entrenador del Pescados Rubén Burela, que abraza el «partido a partido», pero sin miedo a las alturas.

-¿Qué tal lo ha recibido el equipo?

-Muy bien. No es la primera vez que cojo un equipo mediada la temporada. Ya me pasó en el Luparense, o aquí en España en el Manresa. La gente siempre está a la expectativa de ver qué quieres. Los veo receptivos, es una plantilla de muy buenos profesionales. Tengo buenas sensaciones.

-Tiene casi dos semanas hasta el primer partido, ¿a qué dará prioridad en este tiempo?

-El primer objetivo es conocer bien a cada jugador, por eso voy a hacer entrevistas personales con ellos. No voy a cargarlos demasiado tácticamente porque ya tienen buenos conceptos y fundamentos. Sí perfilaré un poco ciertas cosas a nivel defensivo y la estrategia, pero sin tocar mucho más porque ya hay cosas que hacen muy bien. También quiero ver cómo se entienden entre ellos, qué jugadores puedo usar en ciertos momentos si el partido pide un quinteto más ofensivo o defensivo. También algo de salida de presión o defensa en según qué situaciones, pero sin volverlos locos porque sería contraproducente cambiarlo todo en tan poco tiempo. Estoy para ayudarles.

-¿Qué quiere que caracterice al equipo?

-Sobre todo que tenga mucho balance defensivo, que no nos pillen en superioridades, y que sea peligroso en la estrategia.

-Actualmente son el segundo equipo más goleado...

-Normalmente los números no engañan. Para mejorar tenemos que empezar desde ahí.

-¿Ha podido ver partidos? ¿Dará un rol diferente a algún jugador?

-He visto el partido del sábado y alguno más, los que jugaron en Barcelona, y muchos vídeos. Creo que no hay que pasarse con los cambios, aquí ya había un gran entrenador y cosas que funcionaban, no voy a hacer una gran revolución. Sí habrá detalles, cosas que adaptaré a mí, siempre con el objetivo de mejorar lo que hay.

-Por diversas causas, empezó a trabajar sin algunos jugadores. ¿Sabe cuándo contará con ellos?

-Pitero ya pudo entrenar ayer (por el lunes), evoluciona bien. Kaluza, aunque esté con la selección polaca, ya no es que lo conozca bien, es que yo mismo recomendé su fichaje. Al llevar tantos años en Europa central, ya había podido ver a Drahovsky, a Marinovic... Y soy un poquito culpable de que estén aquí. Es un gran portero, al igual que Edu, y no hay ningún problema en que no esté estas semanas. Respecto a Eto'o creo que es más difícil que vuelva de Brasil porque hay muchos problemas burocráticos.

-Tampoco es habitual llegar a un equipo que viene de sumar cuatro puntos en dos partidos. ¿Es un buen punto de partida?

-Está claro que siempre que buscan a un nuevo entrenador es porque la cosa no va como los dirigentes creen que debería. Nosotros somos un mando intermedio entre los de arriba y los de abajo, porque nuestras decisiones afectan a ambos, y las relaciones personales se desgastan con el tiempo. Normalmente pasan estas cosas, no se pueden valorar solo por el último resultado, hay otras situaciones en las que ya no voy a entrar, no son cosa mía. Además, tengo mucho respeto por Juanma, ahí está lo que ha hecho, pero el entrenador que entra no tiene la culpa del que sale.

-Lo primero es la permanencia, ¿pero qué le gustaría conseguir en el Burela?

-Ahora mismo quedan doce partidos, y hay que ir día a día, partido a partido, pero hay que ver que la liga es muy competida. Hay equipo que van a pasar malas rachas y, por ejemplo, Industrias García, haciendo una gran temporada, está a solo tres puntos con un partido más. Todo está muy igualado. Meternos entre los ocho primeros es muy complicado, pero hay que verlo semana a semana. ¿Por qué no puede seguir esta racha de dos buenos partidos seguidos? Aunque está claro que tienen que dar un paso adelante, sobre todo a nivel defensivo. Pero si dan ese paso, yo veo que tengo una plantilla de mucha calidad.

-Hay igualdad y también situaciones imprevisibles. ¿Es difícil trabajar en esas circunstancias?

-Mucho. En el Manresa, en Segunda B, nos estaba pasando lo mismo. Estábamos terceros, con el objetivo de meternos en play off, pero éramos cinco equipos para cuatro plazas y con muchísimos partidos aplazados por covid. Nosotros estuvimos casi dos meses sin competir, y eso afecta mucho, también a nivel mental. Hay que trabajar mucho psicológicamente y tener la cabeza centrada porque los jugadores son jóvenes, son personas y tienen problemas, no solo deportivos, sino también en el entorno. Es una situación muy complicada para competir a nivel profesional, pero hay que amoldarse.

«Sé a dónde vengo y tengo ilusión por volver a la mejor liga del mundo»

Con 64 años, el aventurero entrenador catalán desprende ilusión.

-El viernes debutará contra Osasuna y habrá público en Vista Alegre. ¿Le preocupa cómo lo reciban al sustituir a un hombre de la casa y exjugador del club?

-Ni me lo planteo. Tienen derecho a expresarse y lo respeto. Esto no sería espectáculo si no hubiese espectadores. Yo soy profesional, vengo a trabajar y no me va a afectar. Tengo mucha suerte de llegar a un equipo que tenía un buen entrenador en el que me encuentro muchas cosas positivas.

-¿Nunca vino al Vista Alegre como rival?

-No. Solo estuve un par de veces en el clínic. Juanito me habló muy bien de Burela, me comentaba que en los partidos de casa la afición es extraordinaria.

-Lleva desde el 2007 sin entrenar en la Primera División española.

-Es verdad, pero estuve en dos Eurocopas de selecciones y en cuatro Copas de Europa con clubes de Italia, Hungría y Rumanía. Son competiciones de máximo nivel. Además estuve cuatro años en Primera con Polaris y Martorell antes de empezar a dar la vuelta al mundo. Sé a dónde vengo, es lo que quiero, tengo ilusión por volver a entrenar en la mejor competición del mundo.

-¿Por qué tardó tanto en volver?

-Me pasé nueve años entre las selecciones de Hungría y Rumanía, y jugar un campeonato del mundo me motivaba. Además en España es muy difícil estar en Primera porque hay muy buenos entrenadores y exjugadores que se preparan, por eso me lo pensé poco cuando me llamó Burela. Podría haberme quedado en mi zona de confort, pero este reto me motiva. Hay muchos entrenadores que estuvieron mucho tiempo fuera y han vuelto para triunfar, como Tino Pérez.

-¿Le gustaría echar raíces aquí?

-Hace mucho que pienso solo en el día a día. Yo firmo hasta junio, que salga bien y ya veremos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sito Rivera: «No vengo a hacer una revolución»