El Pescados Rubén arrincona al Movistar Inter y solo cede víctima de sus propios errores

Tres graves despistes condenaron al Burela, que soñó con una heroicidad hasta que Jesús Herrero detuvo un penalti a Matamoros en el último minuto: 5-3


El heroico desempeño del Pescados Rubén Burela en el Pabellón Jorge Garbajosa no obtuvo recompensa en forma de puntos. Sus graves errores regalaron tres goles y eso fue un lastre demasiado grande contra el todopoderoso Movistar Inter. Aún así, el vigente campeón de Liga tembló hasta el último minuto, cuando Jesús Herrero, quizá más adelantado de lo permitido, detuvo un penalti a Matamoros y evitó un final de infarto: 5-3.

Con una ventaja de 3-0, los madrileños parecían tener la victoria en el bolsillo a falta de seis minutos. Casualidad o no, fue entonces cuando Eric Martel se lesionó en una acción fortuita y el partido enloqueció. Matamoros estrelló en el larguero un libre directo que forzó Quintela al borde del área, y Renato también sacó su cañón para superar al portero interista tras una pared con el 10. 

Además, el conjunto de Tino Pérez entró en bonus de faltas, y una entrada desmedida de Fer Drasler sobre Iago Míguez en un balón dividido llevó a Matamoros a la línea de 10 metros. Desde el doble penalti se mostró implacable entonces y poco después en una mano de Cecilio.

El problema fue que entre uno y otro lanzamiento, el Burela recayó en sus malos vicios y regaló el 4-2 a Fer Drasler en un balón largo en el que no se entendieron Kaluza y Iago Míguez. Una larga posesión de los locales valió después el tanto del pichichi Dani Saldise y todas las opciones del Burela, que mostró buenas maneras también con portero-jugador, murieron en la pena máxima desperdiciada por su goleador tras otra mano de Pola.

Pérdidas del último hombre

Después de tres semanas sin competir, los naranjas dieron una buena imagen desde el inicio contra un rival certero en las transiciones. Fue un pecado habitual, las pérdidas de balón del último hombre, la mayor losa que sufrió el equipo de Juanma Marrube.

En el 1-0 de Borja, a los 10 minutos, la imprudencia fue de David Pazos. Quizás aún peor, por el momento, fue el 3-0, en un error parecido de Javi Rodríguez apenas unos segundos después de volver del tiempo muerto que solicitó un equipo burelense cargado de faltas y que acababa de padecer el acierto de Fer Drasler desde el doble penalti.

Movistar Inter, que jugaba su tercer partido en seis días, acabó, sin embargo, pidiendo la hora. Los mariñanos, que seguirán fuera del descenso gracias a los tropiezos de sus rivales más directos, demostraron que tienen argumentos para superar su crisis. Terminaron el encuentro tuteando al gigante madrileño en la posesión (46 a 54 fue el porcentaje) y realizando el mismo número de disparos a puerta (28). Pese a ello, la necesidad de sumar será todavía mayor el próximo fin de semana en la visita del Valdepeñas a Vista Alegre.

Ficha técnica:

Movistar Inter, 5: Jesús Herrero; Cecilio, Borja, Fer Drasler y Pito -quinteto-, y Pola, Boyis, Eric Martel, Dani Saldise, Lucas Tripodi y Bruno Iacovino.

Pescados Rubén Burela, 3: Kaluza; Giasson, Renato, David Pazos y Quintela -cinco inicial-, y Iago Míguez, Lucho, Javi Rodríguez, Álex Diz, Matamoros y Edu.

Goles: 1-0, min. 10: Borja. 2-0, min. 13: Fer Drasler, de doble penalti. 3-0, min. 13: Cecilio. 3-1, min. 34: Renato. 3-2, min. 36: Matamoros, de doble penalti. 4-2, min. 36: Fer Drasler. 4-3, min. 38: Matamoros, de doble penalti. 5-3, min. 39: Dani Saldise.

Árbitros: González Moreta y Sánchez Chamorro (Castilla y León). Amarillas a los locales Cecilio, Eric Martel, Fer Drasler y Pito, y a los burelistas Iago Míguez, Kaluza y Quintela.

Incidencias: Pabellón Jorge Garbajosa, en Torrejón de Ardoz. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo del exfutbolista Álvaro Párraga, Parrita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Pescados Rubén arrincona al Movistar Inter y solo cede víctima de sus propios errores