El Burela impuso su doctrina para romper el sueño del Portus Apostoli

Tres zarpazos de los de A Mariña terminaron por destruir la estrategia noiesa


Ocurrió lo que el 99,9 % de las quinielas esperaban que pasase. Esta vez David no pudo con un Goliat inalcanzable que dejó cerrado el duelo en los primeros 20 minutos. El Pescados Rubén Burela coronó un fin de semana perfecto tras vencer la Supercopa femenina y que completó con el título de Copa Galicia de la temporada 2019-2020, trofeo que se había visto aplazado por el azote de la pandemia del covid.

Lo alzó frente al Noia Portus Apostoli de Segunda División, conjunto al que la gasolina y la irreverencia le duraron diez minutos, los que tardó el conjunto de A Mariña en pegar tres zarpazos al marcador en el primer tiempo y colocar el título de cara. Hasta ese momento el dominio había sido de ambos bloques. El Noia buscó apretar arriba y lo logró, mientras que el Burela no terminó de encontrarle el tempo y el ritmo a la final.

Fue gracias a esa desconexión naranja que los barbanzanos abrieron el marcador. Javaloy robó un balón en campo rival y cedió a Antonio Diz, que batió fácil a Edu. Pero el tanto fue un mero espejismo. A raíz del 0-1, el Burela entró en faena y arrolló. Álex Diz firmó las tablas con el gol de la tarde, que llegó tras dos caños a Luisma y un zapatazo imparable al palo largo. Demostración de lo que estaba por venir.

Un asedio

Arrancó en ese instante el huracán naranja, aunque se puso el 2-1 tras una posible falta a un jugador noiés. La acción siguió y terminó con el gol de tacón de Quintela tras un excelente pase filtrado, y solo segundos más tarde, Pazos aprovechó un robo de balón para firmar el 3-1 con un derechazo raso que no pudo repeler Álex Pérez.

El cuarto y el quinto gol de los de Burela los firmaron también antes de enfilar el túnel de vestuarios. Pitero hizo el cuarto con la ayuda de Javaloy y Pazos, de nuevo, marcó un golazo a la escuadra derecha. La segunda parte fue puro barbecho. El Noia quiso apretar, pero no terminó de crear excesivo peligro a un Pescados Rubén que bajó el pie del acelerador. Rangel, en una jugada individual, maquilló con el 5-2. Ni así. Fue imposible, el título estaba ya en Burela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Burela impuso su doctrina para romper el sueño del Portus Apostoli