El Pescados Rubén Burela, un conjunto solidario que siempre trabaja en equipo

Decidió el estreno goleador de Elena Aragón en una final sin la brillante Peque


REDACCIÓN / LA VOZ

Durante la fase final de la Copa de la Reina disputada este fin de semana en el Martín Carpena, el Pescados Rubén Burela no fue el equipo dominante con la pelota que acostumbra en los partidos de Liga. Julio Delgado apostó por un modelo algo más pragmático, con una enorme importancia del juego de pívot y buenos repliegues, y encontró dos triunfos que mantienen a las mariñanas en la cima gracias al enorme compromiso de todas las futbolistas de la plantilla.

El entrenador salmantino logró que las suyas fuesen en Málaga un colectivo que destacó por encima del innegable talento individual de cada una de las Guerreiras Laranxas. Y la mejor prueba de ello fue que el Burela consiguió la ajustada victoria ante el Poio en la final sin la elegida mejor jugadora de España, Patricia González Mota, Peque, debido a una molestias físicas, y además el gol decisivo lo anotó la única futbolista de campo que aún no había estrenado su cuenta en la Liga, Elena Aragón.

La jugadora gaditana, que recaló en Burela procedente del Leganés en el último mercado de fichajes, dispuso de pocos minutos de juego, pero asumió la responsabilidad de lanzar los dobles penaltis, como ya hiciera sin suerte en el duelo liguero contra el Sala Zaragoza hace unas semanas. Dispuso de tres tiros desde diez metros debido a la precipitación de las poienses en las infracciones durante la primera mitad. El primero lo estrelló en el larguero y el último se le fue lamiendo la cepa del poste, pero convirtió uno entre las piernas de la MVP de la final, Caridad, y eso fue suficiente para que su equipo alzase una competidísima Copa de la Reina. «Marcar un gol en una final así es un sueño cumplido», destacó.

«Este título sabe a trabajo y sacrificio. Yo no estaba, pero mis compañeras ya empezaron el torneo la temporada pasada», subrayó la joven futbolista universal de Chiclana de la Frontera, que curiosamente militaba en el Leganés junto a Sandra Buzón, que no dispuso de minutos en la final four, cuando el Burela lo apeó en cuartos de final, en el pasado mes de febrero, antes de que estallase la pandemia. «Sabíamos que el Poio nos iba a plantear un partido de lucha, muy guerrero, y lo planteamos con 3-1», explicó la zurda Elena Aragón.

El propio Julio Delgado destacó también el enorme trabajo colectivo de un equipo que se sobrepuso también a las ausencias de las internacionales con Brasil y Portugal, respectivamente, Cely Gayardo y Jenny Santos.

«Es un título que refuerza y hace mejor al equipo para lo que viene. Tenemos un partido aplazado antes de acabar el año [contra Intersala Promesas el día 27 en Vista Alegre] y en apenas 20 días la Supercopa contra el Poio», destacó un técnico burelista que añadió que trabajan con la intención de ser un equipo donde importe poco quién juega. «Llevamos años trabajando para ser un equipo que no note ausencias. Somos compactos», explicó Delgado.

Su trayectoria en el torneo: cinco victorias, 16 goles a favor y solo 4 en contra

El Pescados Rubén Burela cerró ayer en Málaga con final feliz un título por el que luchaba desde hace más de un año, con un parón de varios meses incluido por culpa del coronavirus. Las mariñanas habían iniciado el 6 de diciembre del 2019 la edición de la Copa de la Reina 2019-20 con el objetivo de revalidar el trono que consiguieron en el 2019 en casa.

El cuadro de Julio Delgado debutó en el Pabellón de Esteiro contra el Valdetires Ferrol, y se impuso 0-2 con goles de Luci y Jenny Lores. Un mes más tarde, el 4 de enero del 2020, se enfrentó al Viaxes Amarelle en el Pabellón Sagrada Familia de A Coruña, y lo apeó en los octavos de final por un contundente 0-6, con tantos de Patri Romaní en propia puerta, Ale de Paz, Cris Pérez (2), Bea Mateos y Jenny Lores. Más costoso fue superar los cuartos de final, ya en el mes de febrero. El Leganés vendió carísimo el pase a la fase final, que se produjo gracias a los tantos de Cilene, de penalti, y Jane (1-2).

Ya en Málaga, el Pescados Rubén derrotó con autoridad al Alcorcón (5-3), gracias a las dianas de Cami, Dany, Bea Mateos (2) y Leti Cortés; y abrazó el título tras un duelo de oficio en el derbi gallego contra el Poio Pescamar, resulto por Elena Aragón desde el punto de doble penalti.

En total, las mariñanas jugaron cinco partidos que se tradujeron en cinco victorias, con 16 goles favor y solo cuatro en contra. Uno menos encajó su rival en la gran final del Martín Carpena, el Poio Pescamar. El conjunto que entrena Manu Cossío inició la competición con un triunfo por 1-5 ante O Fisgón en Marín, luego derrotó al Ourense Envialia por 3-1, y el Roldán (1-0) fue su enemigo por un puesto en la final a cuatro. Ya en las semifinales, ganó por la mínima al Universidad de Alicante en la prórroga (1-0) y solo el ya tricampeón Pescados Rubén Burela pudo apartarlo de la gloria más absoluta.

Luci jugó con el Burela los tres primeros partidos de esta Copa de la Reina en cuya final se enfrentó a excompañeras como Dany, en la imagen
Luci jugó con el Burela los tres primeros partidos de esta Copa de la Reina en cuya final se enfrentó a excompañeras como Dany, en la imagen

Ana Romero, Jenny Lores, Jane y la rival ayer Luci también son campeonas de la Copa de la Reina

La pandemia ha provocado que la Copa de la Reina de la campaña 2019-20 termine durante el curso 2020-21. Eso ha provocado que los cuatro equipos que se presentaron en Málaga con la ilusión de obtener el título presentasen numerosos cambios respecto a los que habían conseguido la clasificación para la final a cuatro.

En la final de ayer incluso se produjo una situación curiosa porque la coruñesa Luci Gómez ya era campeona antes de salir a la pista. Aunque defendió al Poio Pescamar este fin de semana, había comenzado el torneo copero en el Burela, participando de naranja en los duelos contra Valdetires, Amarelle y Leganés. Incluso marcó un gol en la ronda inicial frente al conjunto ferrolano.

No fue la única de las futbolistas que pelearon por este trofeo con la camiseta del Burela pero este fin de semana ya no formaban parte de la plantilla para rubricarlo. Lo mismo le ocurrió a la portera Ana Romero, que jugó las semifinales con el UA Alicante, a Jenny Lores (Ourense), que también marcó contra Valdetires y Amarelle, y a Jane, que anotó ante el Leganés el gol que clasificó al Burela para la final four.

Todo lo contrario les pasó a las que se unieron este verano al club mariñano: Cely, que no jugó por lesión, Sandra Buzón, que tampoco participó, Leti Cortés y Elena Aragón, que jugaron y marcaron goles decisivos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Pescados Rubén Burela, un conjunto solidario que siempre trabaja en equipo