El Pescados Rubén Burela sobrelleva su mono de títulos

BURELA

PEPA LOSADA

«Estamos impacientes por volver a competir», admite Bea Mateos sobre un equipo que ya había celebrado dos trofeos a estas alturas de la pretemporada hace un año

11 sep 2020 . Actualizado a las 12:40 h.

Si algo malo puede tener alcanzar el éxito para un esforzado competidor nato es que genera un irresistible deseo de repetir. «Nunca nos cansamos de ganar y vamos a hacer todo lo posible por revalidar todos los títulos», confirma Beatriz Mateos Galache, la salmantina que tiene un papel distinguido entre los pesos pesados del vestuario en el Pescados Rubén Burela, una entidad campeona como muy pocas en el planeta, que celebró tres títulos el pasado curso y acumuló tres ligas, dos copas, dos supercopas, una recopa europea y cinco trofeos autonómicos durante la última década.

Siendo responsable de buena parte de esos logros, no es de extrañar que la jugadora burelista se confiese ansiosa por volver a competir: «Ya llevamos un mes entrenando, y aunque ahora ya tenemos esa fecha de referencia para empezar la Liga el 18 de octubre, nos tarda que salga el protocolo para empezar a jugar partidos y ver las cosas más claras. Estamos impacientes por volver a competir».

Para el club naranja, al igual que ha pasado con la sociedad en general, la vida ha cambiado mucho en poco tiempo. En estas mismas fechas de la temporada pasada ya había levantado dos títulos, mientras que ahora ni siquiera ha empezado a competir y tendrá que esperar un mes para hacerlo. «Esta temporada es completamente diferente. Es difícil para todos y tenemos que hacer un esfuerzo por adaptarnos, pero da pena echar la vista atrás y pensar que hace un año ya habíamos ganado aquel torneo europeo en Milán [el 31 de agosto y 1 de septiembre] y la Supercopa [el 6 de septiembre]», razona Bea Mateos.

Al ritmo de «La cucaracha»

Aquellos primeros éxitos de una campaña que terminó con el título de Liga en el play off exprés los celebraron las guerreiras laranxas con el famoso baile de la canción que por entonces arrasaba en las verbenas gallegas, «La cucaracha». «Pensar ahora en cómo lo celebrábamos queda raro, te hace darte cuenta de lo que han cambiado las cosas y del esfuerzo que tenemos que hacer todos. Con todo lo que significan las fiestas en Galicia, ha sido un verano muy raro», comenta el ala-cierre, de 33 años, sobre la pandemia que tantas costumbres ha cambiado en todos los ámbitos durante los últimos meses.

Aumentar la intensidad

Una pretemporada tan larga y, por el momento, sin amistosos, obligó al Burela a repensar su planificación. «Empezamos con dobles sesiones, pero desde hace un tiempo estamos haciendo una sesión única por las tardes. Conforme se vaya acercando la competición aumentaremos la intensidad», cuenta la 14 naranja sobre una plantilla que empezó a trabajar el 10 de agosto, tras conquistar la Liga el 28 de junio, y acumula ahora un mes de preparación.

La próxima semana se conocerá por fin el protocolo elaborado por el CSD. Será entonces cuando comience la cuenta atrás hacia una nueva temporada en la que el Pescados Rubén Burela buscará revalidar la Liga, la Supercopa y la Copa de la Reina, que tiene pendiente la fase final del 2019-20.

Buena adaptación

Afrontará sus nuevos retos con una plantilla estable, con las únicas caras nuevas de Elena Aragón y Sandra Buzón (Leganés) y Leti Martín y Cely (Cagliari). «Que la pretemporada sea tan larga facilita la adaptación de las nuevas, nos da más tiempo para conocernos. Se están acostumbrando muy rápido a nuestra forma de trabajar, ya están muy integradas y seguro que nos van a aportar cosas desde el primer día», las avala Bea Mateos.

«Sin jugar partidos es más difícil entrar en dinámica, pero creo que pronto tendremos alguno, que ya hay conversaciones. Estamos haciendo entrenamientos con muchos juegos, dinámicos, y estamos con muchas ganas de empezar», sentencia.