Cris Pérez: «Hubo momentos duros, pero volvería a irme sin dudar si hay un rebrote»

La burelista que se fue a Madrid para luchar contra el coronavirus de enfermera fue recibida con honores por sus compañeras en la vuelta a los entrenamientos


burela / la voz

Una grave lesión de rodilla impidió a Cris Pérez disfrutar desde la cancha del empacho de títulos que el Pescados Rubén-Burela se dio entre el final de la última temporada y el inicio de esta. Pero si las mariñanas vuelven a trabajar ahora con vistas a jugarse otro entorchado en un play off exprés por la liga, poca gente ha tenido tanto que ver en ello como la pívot murciana de 28 años.

Su faceta de enfermera en una planta de paliativos del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid) ayudó a salvar vidas durante los días más intensos de la crisis del coronavirus. «Hubo momento muy duros, pero volvería a irme sin dudar si hay un rebrote. Cuando estudias una carrera así es para esto», explica tras una experiencia que le ayuda a ver las cosas de otra forma.

«Todo esto me ha dado la oportunidad de volver a entrar en el mundo de la Enfermería y me ayuda a valorar las cosas más. Cualquier tontería la disfruto más que antes porque sé que si viene algo así otra vez te lo puede arrebatar», explica una deportista que ya había demostrado su fortaleza al volver a las canchas en diciembre tras nueve meses lesionada. «Esta crisis llegó cuando me volvía sentir bien jugando y ya tenía minutos de calidad».

Sus compañeras del Burela, que no escatimaron en elogios hacia Cris durante el estado de alarma, la recibieron con honores. El grupo que el lunes entrenó antes que ella -Jozi, Dany, Luci y Jenny- la «obligó» a realizar un saque de honor entre sentidos aplausos: «No me gustan nada esas cosas, la verdad, lo pasé mal (ríe). Mis compañeras me han acogido espectacular, me dicen que tengo mucho valor. Aunque de momento aún no he coincido con todas, solo con las de mi grupo de entrenamiento y el anterior, y con alguna que vive en mi mismo edificio».

Aunque se entrene en grupos reducidos y aún no haya tocado el balón más que para ese particular homenaje, volver a Burela ha supuesto toda una desconexión para la futbolista y sanitaria murciana: «Ya solo con pisar Burela y salir a dar un paseo cambié el chip completamente. Echaba de menos mucho el fútbol sala y ha sido una pasada volver a estar en la cancha de Vista Alegre».

Trabaja junto a Ana Romero, Ale de Paz y Jenny Lores y, hasta este martes, solo habían hecho físico. «Me he sentido mucho mejor de lo que pensaba. A ver si vamos pillando el ritmo y a partir del lunes que viene ya entrenamos todas juntas, aunque aún no sabemos muy bien si se jugará ese play off exprés», subraya una futbolista que espera no tener que volver a ejercer de enfermera hasta que concluya su carrera deportiva. «Sería un muy buen síntoma», zanja.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cris Pérez: «Hubo momentos duros, pero volvería a irme sin dudar si hay un rebrote»