Control de la Pesca evalúa este miércoles en Burela el lío de los descartes que traen de cabeza a los tripulantes

Comparece la vicejefa de la unidad de aguas europeas, y Centenera explica cómo afectan a la gestión


burela / la voz

Rotundo ha sido el mensaje que transmitió este lunes, en la audiencia pública de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo, el burelense Sergio López, gerente de la Organización de Productores Pesqueros de Lugo. Sobre el lío de los descartes, esa norma comunitaria que toda la flota considera casi imposible de cumplir, recalcó que «empeora el oficio, obliga a trabajar más para ingresar menos» y, por tanto, no contribuye a la sostenibilidad de la pesca. De la obligación de desembarque, desde la óptica de la Agencia de Control de la Pesca, habla este miércoles por la mañana en Burela la vicejefa de la unidad de aguas europeas y el Atlántico Norte.

Con «una evaluación desde la perspectiva de control», María Cristina Morgado abre las 10.15 horas de este 4 de diciembre, en la sede de Armadores de Burela, un foro sobre la valorización de los descartes en la pesca». Participa en una actividad promovida por la organización pesquera cuyo gerente es Sergio López. 

La visión de Centenera

A continuación está programada la intervención de Rafael Centenera, subdirector español de Caladero Nacional y Aguas Comunitarias, quien presenta una «evaluación» de cómo influye el veto a los descartes «en la gestión pesquera nacional y europea». La última parte de la jornada de trabajo se centra en el «posible aprovechamiento de cabezas de tiburón», como ejemplo de valorización de descartes pesqueros. De eso habla Genma Laso, máxima responsable de la consultora Inxenia. Al finalizar habrá una degustación de recetas elaboradas con especies descartadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Control de la Pesca evalúa este miércoles en Burela el lío de los descartes que traen de cabeza a los tripulantes