«A actuación co desfibrilador co neno que morreu en Burela foi impecable»

Camilo Vázquez, técnico del 061, supervisó los datos del dispositivo que se usó


ribadeo / la voz

En caso de sufrir un paro cardiorrespiratorio, cada minuto que pasa disminuye un 10 % la supervivencia. En el dramático caso del niño de 13 años que falleció este lunes en el IES Monte Castelo cuando se dirigía a clase, la rápida actuación de los docentes, con maniobras de reanimación y usando el desfibrilador, fue fundamental para que cuando llegó el personal del 061, tras una hora de maniobras de soporte vital, el niño recuperase el pulso y el ritmo. Fue un hilo de esperanza que truncó un nuevo ataque, cuando ya estaba en el hospital. Camilo Vázquez, técnico de Emergencias Sanitarias del 061 e instructor de la Sociedad Española de Medicina y Emergencias, fue quien instaló el desfibrilador en el IES en la primavera de 2017 y quien dio las clases de formación. También fue quien el martes acudió a recoger los datos de la intervención que quedan registrados en el aparato. Y su conclusión es tajante: la actuación fue impecable.

«O protocolo do 061 di que como fun eu quen instalou o desfibrilador teño a obriga de ir a descargar os datos cada vez que se usa. O dispositivo recolle todo, se o corazón sufre unha arritmia mortal e é desfibrilable, todo, e garda o suceso completo. É obrigatorio descargalo e envialo ó 061 para que a comisión DESA, de expertos, analice o caso para comprobar o que sucedeu e se se fixeron as cousas ben. E teño que dicir que a actuación das tres persoas que atenderon ó neno foi impecable. Identificaron a parada rapidamente e alertaron ós servizos de emerxencia. En ningún momento cortaron a comunicación co médico do 061, que lles ía dando explicacións. Empezaron coa RCP básica e co desfibrilador, que é o protocolo a seguir, a cadea de supervivencia que marcan as institucións científicas para salvar vidas e para aumentar a supervivencia nos casos de paradas cardíacas ou respiratorias», señaló Camilo Vázquez.

La actuación, a pesar del fatal desenlace con el niño de Burela, fue, dice Camilo Vázquez, ejemplar: «O final foi o que foi, todos o sabemos e é un drama. Pero eu o que quero é animar a instalar desfibriladores, porque hai colexios e entidades que non están pola labor porque teñen dúbidas de se van saber enfrontarse a determinados casos ou que vai pasar. Dígolles que perdan o medo a usar os desfibriladores, que nos axuden, porque son parte fundamental para aumentar a supervivencia».

«Na Mariña hai poucos. Resulta paradóxico, pero Burela, que é onde está o hospital, é o concello da Mariña mellor cardioprotexido, con seis ou sete desfibriladores públicos e formando á xente. No outro extremo, na parte negativa, eu situaría a Ribadeo, onde non temos ningún desfibrilador público. Os que hai son de entidades privadas, como o club de pádel, o club náutico, o Ribadeo FC, a SD Ribadeo... pero de acceso público ningún. Na rúa San Francisco houbo tres paradas na vía pública en menos dun ano, e se houbera un desfibrilador no Concello, a escasos metros, poderíase ter aplicado para reverter arritmias mortais. Porque cada minuto conta, e a ambulancia, aínda que actúa con dilixencia, pode tardar seis ou sete minutos en chegar», añadió Camilo Vázquez.

El ejemplo de Burela

En Burela, explica, hay desfibriladores públicos en el consistorio, en la Casa de Cultura, el pabellón Vista Alegre, en el vehículo de Protección Civil...

«Levamos anos traballando co Concello de Burela e teño que dicir que é un exemplo. Por iso recoñeceuse celebrando alí a xornada autonómica do Día Internacional da RCP, onde se formaron a máis de 500 nenos e interviron máis de 40 técnicos do 061».

«Na Mariña, Burela é un concello exemplar polos desfibirladores públicos que ten, e no outro extremo está Ribadeo, onde non hai ningún»

«Hai colexios e entidades que non queren instalar desfibriladores. Eu dígolles que perdan o medo, que nos axuden, porque son parte fundamental»

«A quen lle dá un paro ten todo perdido, e cunha formación básica pódeselle salvar a vida»

Camilo Vázquez destaca la importancia de que la población esté formada en maniobras de reanimación y en el uso de desfibriladores. Porque, insiste, lo que está en juego son vidas. Y considera que la iniciativa de promover esta formación debería partir de los concellos.

«Está demostrado cientificamente que se tivéramos a oportunidade de usar un desfibrilador nos primeiros cinco minutos do paro, a supervivencia incrementaríase significativamente. O ideal sería dar unha formación xeneralizada, porque un neno a partir dos 12 años ten forza suficiente para facer una RCP (reanimación cardiopulmonar) básica», apunta.

Y añade: «Este desgraciado caso de Burela pode contribuír a facer abrir un pouco os ollos da xente. Eu xa recibín varias chamadas de xente preguntando pola formación e para poñer un desfibrilador. É lamentable que teñan que suceder cousas así para que nos demos conta de que hai que perder o medo. Sempre vai haber ó outro lado do teléfono un enfermeiro ou un médico do 061 axudando, e toda a conversación vai quedar gravada. Non hai que ter medo, porque á persoa que lle dá un paro cardíaco ten todo perdido, e cunha formación básica o que fagas será positivo e pódeslle salvar a vida».

En los últimos meses, en A Mariña se han celebrado dos jornadas gratuitas de RCP básica y primeros auxilios, con la colaboración del 061. Se formaron a más de 80 persoas en Burela y a 120 en A Pontenova. «Os últimos estudos falan de que o maior número de infartos se dan en persoas de 30 a 55 anos. É xente moi nova. Pódenos tocar a calquera e non hai que ser egoístas. Mañá podemos ser nós», concluyó.

Galicia aún no obliga a instalar desfibriladores en colegios e institutos

MÓNICA P. VILAR

La Confederación de Anpas lamenta la escasa presencia de estos equipos en los centros y pide apoyo para colocar más

A pesar de que Galicia fue pionera al regular en el año 2000 el uso de los llamados Desfibriladores Semiautomáticos Externos (DESA) por parte del personal no médico, así como la formación del mismo, a día de hoy la comunidad se ha quedado atrás a la hora de legislar sobre la instalación de estos equipos fuera del ámbito sanitario.

Un decreto de marzo del 2017 regula los pasos a seguir para contar con uno de estos dispositivos, que deben estar dados de alta con sus correspondientes coordenadas geográficas para poder ser incluidos en el registro de recursos de la Fundación Pública de Urxencias Sanitarias de Galicia - 061. Y aunque la norma recomienda la instalación de desfibriladores en espacios como las instalaciones deportivas, los centros comerciales, las estaciones de autobús y ferrocarril o los centros educativos, no hay obligación de hacerlo en ningún caso. Un paso que sí han dado otras comunidades que ya se consideran territorios cardioprotegidos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«A actuación co desfibrilador co neno que morreu en Burela foi impecable»