Burela, el único ayuntamiento gallego que sigue en funciones

El Concello sigue a ralentí a la espera de fecha para repetir la votación en una mesa, tras prosperar el recurso de un partido

El alcalde de Burela, Alfredo Llano, saliendo del Ayuntamiento
El alcalde de Burela, Alfredo Llano, saliendo del Ayuntamiento

burela / la voz

Desde las elecciones del 26 de mayo, Burela sigue con un gobierno en funciones. El recurso electoral de una formación independiente, Burela Sempre, impidió que el Concello se constituyera el 15 de junio. A finales de ese mes se conoció el fallo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que admitía la reclamación contra el acuerdo de la Xunta Electoral de Zona de proclamar electos y anulaba la votación en una mesa electoral, donde ordenó repetir las elecciones en el plazo de tres meses. Burela Sempre reclamó hasta en tres instancias para denunciar que los seis votos nulos que constaban en el acta de escrutinio de la referida mesa no habían llegado a la junta electoral y no habían podido ser validados, por lo que no se pudo comprobar si alguno podría ser para su partido, que le disputa un edil al BNG. El PSOE venció en el municipio (9.566 habitantes), logrando seis de los 13 ediles.

El alcalde en funciones, el socialista Alfredo Llano (que podría ser el regidor definitivo cuando se resuelva el caso), sostiene que por ahora al Ayuntamiento no le han notificado la fecha para celebrar la jornada electoral en la mesa de O Perdouro, con 630 electores. El presidente de Burela Sempre, Ángel Rodríguez, también confirmaba no tener ninguna novedad.

Por referencias de casos similares en otros puntos del país en anteriores convocatorias, en el Concello no descartan una cita electoral para el 22 o el 29 de septiembre. La convocatoria electoral saldrá publicada en el Boletín Oficial del Estado. Y, mientras tanto, el Concello sigue funcionando «e traballando duramente», apunta Llano. Es un caso excepcional en Galicia; otro concello que se retrasó, el también lucense de Monterroso, ya constituyó hace semanas su nueva corporación.

Burela se ve con limitaciones por esta situación provisional. «Non podes sacar adiante nada que poida condicionar á corporación que finalmente sairá elixida. Nada referente a aprobar orzamentos, aprobar ou modificar taxas, acadar compromisos sobre a relación de postos de traballo...», explica después de celebrarse una junta de gobierno, en las que sí tramitan asuntos relacionados con obras ya previstas y licitadas o con servicios. Próximamente se celebrará un pleno, pero deberá ser de carácter extraordinario, ya que, como puntualiza el regidor, no incluirá ruegos y preguntas y no aceptará mociones sobre asuntos que puedan requerir compromisos que un Concello en funciones no puede adoptar. «Polo resto seguimos adiante: podemos contratar obras previstas, facer actividades... Ata o de agora non afrontei ningún asunto potente que tivera que frearse por esta situación», aclara el alcalde. «Non ten por que condicionar os avances de obras como a depuradora ou a reforma do pavillón, porque xa estaban previstas», indica.

Esta situación también afecta a la corporación, prorrogando las funciones de ediles elegidos en el 2015: siete del PSOE, cuatro del PP y dos del BNG. Los salarios y las dietas se siguen cobrando. En la Mancomunidade de Municipios también están pendientes, y el regidor no oculta que este caso también condicionó que ediles burelenses pudieran concurrir como candidatos a la Diputación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Burela, el único ayuntamiento gallego que sigue en funciones