Muchas incógnitas en la desaparición del focense que falta hace mes y medio

Su pareja denunció su ausencia hace quince días y hoy la Guardia Civil lo buscó en Burela


BURELA/ LA VOZ

Por tierra, mar y aire, la Guardia Civil ha intentado durante casi cuatro horas encontrar algún rastro de A.P.L., de 46 años y con domicilio en Nois (Foz), del que no hay noticias desde hace mes y medio. Fuentes oficiales apuntan que la última vez que se supo algo de él fue el 5 de febrero, pero su pareja no denunció su desaparición hasta el pasado 5 de marzo. Nada trascendió públicamente hasta este jueves por la mañana, cuando, quince días después serle comunicada de su ausencia, el despliegue de la Guardia Civil llamó la atención con el despliegue de medios en el rastreo por el entorno de A Marosa.

Distintas fuentes oficiales reconocen que se trata de un caso sobre el que se ciernen numerosas incógnitas. La principal, ¿por qué la familia de A.P.L. tardó un mes en denunciar que no sabía nada de él? Aprovechando que esta mañana hubo una de las bajamares más grandes del año, lo que permite explorar rincones rocosos de la costa, un helicóptero, una embarcación y varias patrullas de la Guardia Civil lo han buscado por el lugar donde solía ir a pescar. Sin que hayan trascendido los resultados, el rastreo que comenzó pasadas las ocho de la mañana ha finalizado poco después del mediodía.

Nada ha trascendido sobre las hipótesis que maneja la Guardia Civil en su investigación. Una de ellas sería que el focense se hubiese caído al mar, pero no se descartan otras. Todo gira alrededor de la clave del caso, el mes que pasó desde que su familia lo echó en falta hasta que lo denunció. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Muchas incógnitas en la desaparición del focense que falta hace mes y medio