Quejas en el cuartel de Burela por el retraso en la obra del gas y por otras deficiencias

m. cuadrado burela / LA VOZ

BURELA

Pepa Losada

Malestar por las abultadas facturas de la luz al tener que recurrir a radiadores

11 feb 2019 . Actualizado a las 21:02 h.

La obra del cambio de calderas de gasóleo a la instalación de gas natural se ha prolongado más de lo esperado en el cuartel de la Guardia Civil de Burela. Es al menos lo que denuncian desde la AUGC, la Asociación Unificada de Guardias Civiles, que recoge las quejas de agentes que trabajan en el centro y residen en las viviendas. Aseguran que hay unos cuarenta pisos, con alta ocupación. Desde la asociación indican que en noviembre se desmontaron las calderas y comenzó la instalación para el gas. Los afectados confiaban contar con el nuevo servicio a finales de año.

«Pasaron las navidades y seguimos sin gas», aseguraban ayer, lamentando el retraso. Esta situación les obligó a buscar otras alternativas para garantizar el servicio de calefacción en pleno invierno. Hubo que recurrir a la compra de radiadores y de otros aparatos eléctricos, con las consiguientes abultadas facturas de la luz, lo que generó nuevas quejas de los agentes, que creen que estas obras deberían haberse realizado en verano. Desde la AUGC aseguran que la instalación del gas está concluida, pero falta dar de alta el servicio. A mayores, aseguran que las calderas de gasóleo llevan semanas apiladas junto al cuartel.

Pero ésta no es la única deficiencia en un inmueble que precisa de una reforma, según la AUGC. Alertan que desde hace una semana está rota una canalización de agua, deficiencia que afecta también a un falso techo. Aseguran también que cuando se subsana alguna avería no se deja adecentada por completo la zona en la que se actuó.