El Concello de Burela alertó hace meses de las deficiencias en el colegio en un contundente informe

Instó a la Xunta a actuar ante las humedades, riesgos en el parque y los problemas de accesibilidad


BURELA / LA VOZ

Tanto las instalaciones interiores como las exteriores del CEIP Virxe do Carme de Burela presentan serias deficiencias de las que la Xunta ya fue advertida hace meses. Tras las reiteradas quejas de familias y personal del centro, y al ver que los trabajos excedían de sus obligaciones en materia de conservación y mantenimiento, técnicos del Concello elaboraron en agosto un informe del que se dio traslado a la Xunta.

El documento no deja lugar a dudas y revela que el colegio, que festejó en el 2013 su cincuenta aniversario, no reúne las debidas condiciones de habitabilidad y seguridad para ser usado como centro escolar. Es la idea que vienen trasladando en los últimos tiempos padres de alumnos matriculados en el centro. Según ha podido saber La Voz, los técnicos hicieron constar el intenso uso al que se han visto sometidas las instalaciones y recordaron la obligación de ejecutar trabajos de limpieza, rehabilitación y reparación del mismo, que exceden de las labores de mera conservación.

En el documento se hace constar que, debido a la envergadura de los trabajos y a los condicionantes técnicos, es necesario ejecutar un proyecto técnico por la Administración competente, que englobe la rehabilitación de las instalaciones del edificio. También se destaca la prioridad de garantizar la seguridad de los alumnos en zonas como el parque infantil y zonas exteriores.

El deterioro del edificio es visible dentro y fuera. El servicio técnico del Concello advirtió del mal estado de las fachadas, con fisuras y grietas en distintas partes, del mal estado de la pintura, de humedades o de la falta de estanqueidad en carpinterías. También identificaron daños en las cubiertas, con filtraciones.

La Consellería de Educación también fue advertida del mal estado que presenta el cierre exterior del centro educativo, con armaduras a la vista y oxidaciones. En el interior se detectan humedades en techos y suelos de varias aulas. Se indica que debido al olor a humedad, la calidad del aire no es la más idónea. En lo que respecta al parque infantil, los técnicos también alertaron en su día de riesgos, como la presencia de clavos y tornillería a la vista o numerosos atrapamientos de cabeza-cuello y de dedos. En cuanto a condiciones de accesibilidad, aseguran que el centro no ofrece todas las garantías que establece la normativa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Concello de Burela alertó hace meses de las deficiencias en el colegio en un contundente informe