«Tiñamos unha voda, bautizos, en maio comunións, e suspendeuse todo»

El restaurante O'Asador del Alba, en Barreiros, solicitó un ERTE para toda su plantilla, veinte trabajadores


barreiros / la voz

En 1993 abría sus puertas O’Asador del Alba, en A Cruz do Lobo, en Barreiros, con José Fernández Fernández y Digna Irima Valea al frente. Veintisiete años después siguen al pie del cañón, aunque ahora confinados en su domicilio, porque el restaurante, como el resto en A Mariña, cerró sus puertas hace tres semanas y solicitó un ERTE para sus veinte empleados, descartando preparar comidas para servir a domicilio. José Fernández recordaba ayer que en estas casi tres décadas, O’Asador también tuvo que afrontar momentos complicados, singularmente entre los años 2008 a 2011, durante la última crisis económica, momentos de incertidumbre que superó consolidándose como uno de los restaurantes más activos de A Mariña, sirviendo entre 400 y 450 comidas diarias en verano (su récord está en 800, incluyendo banquetes) y siendo sede de numerosos eventos, bodas, comuniones y bautizos. En 2010 acometió una de sus más importantes reformas, construyendo la planta superior, y en 2012 los jardines exteriores y la carpa.

Como en tantos otros negocios, el impacto de la alerta sanitaria ha sido brutal en O’Asador: «Tiñamos unha voda o 25 de abril, varios bautizos, a partir do 3 de maio comunións... e todo está suspendido e non sei como será a volta. Non o sabe ninguén. Cando nos deixen volver a abrir haberá que mirar como se fan as comunións, canta xente se pode xuntar, a opinión dos curas... non sei como vai ser. As opinións non valen de moito, porque non se sabe nada. Quen o vai a saber?», señala José Fernández.

A pesar de su dinamismo y de su consolidada clientela, en condiciones normales el invierno se hace largo también para establecimientos como O’Asador. Es así porque mantienen a toda su plantilla, que en verano se refuerza apenas con dos o tres empleados más y, los fines de semana, con extras. «Solicitamos un ERTE para os vinte traballadores pero, con todo, os gastos seguen sendo moitos. Solo coa seguridade social, luz, auga e o mínimo obrigatorio, xa é moito estando pechado. Realmente tiña que ser agora, en estas datas, cando arrincáramos, porque algún mes de inverno non che da nin para gastos e por iso hai que administrarse. Con todo, hai que ser positivo e mirar para adiante. O importante é a saúde, sen dúbida, o resto xa se amañará. Pero non sei en que vai dar isto, non teño nin idea», añade.

José Fernández cuenta que cuando se conoció la orden de cierre de la hostelería fue consciente de que iba a ser un período largo, pero no se aventura a precidir cuándo concluirá: «Creo que o peche vaise manter máis aló de abril. Hasta cando? Quen o sabe!». Y de ello dependerá el futuro de no pocas empresas. «Non sei se caerá moita xente. Algúns quizais si pechen, pero vai depender moito do que dure a alerta. E despois o que tocará será arrimar o ombreiro e o goberno que axude un pouco, que non nos acabe de afundir».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Tiñamos unha voda, bautizos, en maio comunións, e suspendeuse todo»