«Cando cheguei á alcaldía atopei máis dun millón en facturas pendentes»

Ana Ermida aprieta el cinturón en Barreiros y el exalcalde replica: «Todo o noso gasto está xustificado»


barreiros / la voz

«Revisando a situación económica, considero necesario informar que se deberán tomar medidas drásticas de control e redución do gasto, tanto corrente como de investimento. Non obstante, con iso soamente non se vai poder volver á senda do cumprimento, polo que será preciso tomar tamén algunha medida importante para o incremento dos ingresos». Así de concluyente es el informe de Intervención del Concello de Barreiros de la Conta Xeral de 2018, en el que se analiza la situación económica. A la nueva alcaldesa, Ana Ermida, y a su gobierno bipartido (BNG-PSOE), no le basta con recortar el gasto, sino que también debe ingresar más. ¿Es posible? ¿Como lo hará? ¿Incrementando tasas o fiándolo a recibir más subvenciones externas? ¿Se atreverá el nuevo gobierno a crear nuevas tasas?

Lejos están los tiempos de las vacas gordas en Barreiros, cuando el bum urbanístico y los ingresos por tasas se contaban por millones de euros. Así, pasó de cobrar 1,9 millones por licencias de obra en 2006 a presupuestar 5.000 euros en 2011. La crisis fue demoledora y poco a poco la economía municipal se fue resintiendo, siendo preciso que en el año 2012 se aprobase un plan de ajuste. Fue la primera vez que el Concello se apretó el cinturón, y en 2013 se notaron los resultados, logrando equilibrar las cuentas y saldar deuda, continuando en esta linea hasta 2017, cuando se incumplió por primera vez la regla de gasto. Pese a ello, en 2018, indica Intervención, «continuouse coa liña negativa de incrementar o gasto e isto trouxo como consecuencia o incumprimento de novo de todas as magnitudes orzamentarias, situando a economía do Concello nunha situación complicada».

Y todo ello a pesar de la habitual ingeniería financiera para cuadrar las cuentas, ya que de los derechos de cobro consignados por el Concello, se consideran que 623.608 euros son de «dudoso cobro», por corresponderse con varios años atrás, siendo la deuda viva a 31 de diciembre de 2018 de 1,8 millones de euros, cuantiosa, pero asumible, ya que supone el 38,78 % de los ingresos corrientes liquidados en el ejercicio de 2018 (4,6 millones), polo que entra dentro de lo fijado por la ley al ser inferior al 75 % de los ingresos corrientes liquidados.

Ante esta situación, la alcaldesa, Ana Ermida, confía en que el recorte en el gasto corriente que ya está aplicando sea suficiente para dar un giro a la economía municipal, sin tener que subir impuestos. También descarta recortar servicios: «Agora estamos cunha contención de gasto, cun control rigoroso. A nosa intención non é que os ingresos veñan pola vía tributaria nin cargar á xente: o que imos facer é unha xestión estrita do gasto e buscar máis cartos onde sexa».

Despilfarro

A la pregunta de si se despilfarró mucho en Barreiros, es tajante: «

Si, e sobre todo sen ningún control. Chegaban facturas fóra de orzamento. Cando chegamos en xuño atopei que había máis dun millón de euros en facturas pendentes

».

Pero Ana Ermida no habla de irregularidades, sino que pone el acento en la falta de control: «Estamos recompoñendo todo, e vendo o que vén de atrás. O outro día vimos unha factura de 48 radiadores. 48! Miramos e están aí, pero non sabiamos para que eran. Resulta que en teoría eran para os colexios vellos de San Miguel, pero 48 non sei onde os pensaban poñer».

La opinión del exalcalde de Barreiros, Alfonso Fuente, es muy diferente: «Non sei de que se sorprende o BNG. Había compras e gastos feitos, por suposto, pero todo xustificado e para dar servizo aos veciños. Dos radiadores que fala instalouse unha caldeira nos colexios vellos de San Miguel cunha subvención, e compramos os radiadores para que cando os fontaneiros tiveran tempo, antes do inverno, os instalasen».

«O BNG leva anos dicindo que gastamos de máis, pero o que faciamos era prestar servizos, sen ningún recorte. Cando deixamos o goberno non había ningunha demanda por impago. E agora din que van gastar menos. Pois xa se ve e xa o estamos notando na perda de servizos», añade Fuente Parga.

«Deixamos facturas pendentes, pero como todos. Fíxose unha nova depuradora, rede de abastecemento, saneamento... E iso hai que pagalo, pero son instalacións das que gozan os veciños, e por iso este verán non houbo problemas coa auga, porque se investiu na rede. E agora deberían seguir facéndoo. Iso é o normal, non sei de que se sorprenden. Que pensaban que era gobernar un Concello? E teño que dicir que un millón en facturas non é moito. O que eles si incrementaron foi o gasto en salarios, porque hai dous liberados e mais Antonio Veiga, que cobra da Deputación, polo que tamén son cartos públicos», concluyó el exalcalde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

«Cando cheguei á alcaldía atopei máis dun millón en facturas pendentes»