Los ajustes de jornada provocan que dos playas más de Barreiros queden sin socorristas

En adelante no habrá servicio de vigilancia en Coto, San Miguel, San Bartolo, Acantilado, Remior y As Pasadas


BARREIROS / LA VOZ

Los 14 socorristas de Barreiros, «debido a la falta de coordinación y organización acontecida», no acudieron hoy por la mañana a las playas en tanto se elaboró en el concello un nuevo cuadro laboral, por el cual otras dos playas de Barreiros quedarán sin servicio de vigilancia. Serán las de Coto y San Miguel, que se unen a las de San Bartolo, Acantilado, Remior y As Pasadas. La consecuencia es que apenas tres o cuatro playas del municipio tendrán, pues, servicio de vigilancia.

Dicen los socorristas que se ha actuado así al modificarse las condiciones laborales que regían otros años, al no ser remuneradas todas las horas extras necesarias para que los socorristas abarcasen todas las playas que, inicialmente, se había acordado con el Concello.

Además, critican el material y equipos de los que disponen, que consideran deficientes y que, advierten, «implica una falta seguridad» para ellos y los bañistas. Y citan, la falta de tiendas para los socorristas, carteles para acotar las zonas de baño, grifos de agua potable y aseos portátiles de uso público.

La alcaldesa de Barreiros, Ana Ermida, explicó que en temporadas anteriores los socorristas cobraban una cantidad de horas extras que, de aplicarse nuevamente, excedería el límite legal, además de suponer para el Concello un desembolso inasumible, de unos 10.000 euros. «Con eses cartos, de sabelo e de telos, teriamos contratados máis socorristas, porque os vixiantes teñen a obriga de descansar un día á semana, por seguridade e para cumprir coa legalidade».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Los ajustes de jornada provocan que dos playas más de Barreiros queden sin socorristas