Barreiros iba a pedir la declaración de zona catastrófica tras un voraz incendio

La Voz

BARREIROS

PEPA LOSADA

1985

03 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El alcalde de Barreiros, Manuel López Sampedro ha anunciado ayer que la corporación pedirá la declaración de zona catastrófica, con el objeto de recabar ayudas y subvenciones para el vecindario propietarios de montes, que debido al impresionante incendio ha arrasado unos treinta y dos kilómetros de monte, equivalente a tres mil doscientas hectáreas. En unas declaraciones a la emisora «Antena-3», Manuel López Sampedro efectuó ayer una valoración de este siniestro, sin precedentes en todos los órdenes, y al mismo tiempo que planteó escenas de angustia en varias localidades de este municipio costeño, del que se puede decir, que sus dos terceras partes estuvieron en llamas. «Nos quedamos sin bosques, sin ningún bosque», precisó el regidor municipal de Barreiros, que presentó a través de la mencionada emisora un relato que puso sobre el tapete la verdadera dimensión de la catástrofe. Igualmente efectuó una valoración de las pérdidas y de las posibles causas, así como de la «violencia que presentada el vendaval» en ese día, dos de diciembre. «Es difícil contestar a la pregunta de qué vamos hacer ahora», precisó Manuel Díaz Sampedro, perito agrícola de profesión, por lo que sus parámetros tienen una contundencia a la hora de esta valoración de urgencia.

«La catástrofe es total, inimaginable, además teniendo en cuenta lo que suponía la riqueza forestal para esta zona», precisó Sampedro. «Esto es una ruina, y además desde el punto de vista paisajístico de la zona, este municipio ya no es el mismo; no ha quedado uno», añadió. «Pedimos ?dijo- que se declare zona catastrófica, sobre todo con el objeto de que la gente recupere el ánimo y la ilusión, para de esta forma volver a empezar de nuevo».

Todo el mundo corría

Pero aparte de estas valoraciones, en el aludido reportaje radiofónico, el alcalde de Barreiros narró como una vivencia sin precedentes, lo que había ocurrido. «Hubo momentos -dijo que en las parroquias de Benquerencia, San Miguel de Reinante y Santiago de Reinante, a eso de las seis y media todo el mundo estaba corriendo de un lugar para otro en la carretera general», dijo. Se refería a la carretera de la costa, la N?634, de Santander a La Coruña, que atraviesa este municipio costeño.