El pecio que descubrió el mar en Barreiros podría ser del siglo XV

BARREIROS

Patrimonio realizará más estudios para contrastar esta primera valoración

16 abr 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Los restos de un pecio que se descubrieron el pasado mes en la playa de Remior, en Barreiros, al retirar el mar gran cantidad de arena, podrían ser de un barco del siglo XV. Es la conclusión de los arqueólogos que envió la Dirección Xeral de Patrimonio a estudiar las maderas, que ahora el mar ya ha ocultado de nuevo al meter arena. Para contrastar este dato será preciso esperar a nuevos análisis, tal y como avanzaba ayer Patrimonio: «Á espera das análises dendrocronolóxicas e a identificación das especies arbóreas utilizadas na construción, para as que se tomaron mostras da madeira, todas as particularidades construtivas son as propias do sistema de casco previo e forro a tingladillo, característico do século XV».

El pecio fue descubierto por un particular el 8 de marzo. Tras difundirse el hallazgo, técnicos de la Dirección Xeral de Patrimonio acudieron a verlo, tras lo cual la Consellería de Cultura contrató de forma urgente, el día 11, los trabajos arqueológicos para la documentación, registro y catalogación del pecio, tarea que se llevó a cabo entre los días 12 y 19. Esta consistió en la visualización de la zona mareal sumergida, el levantamiento topográfico, la fotografía aérea de los restos mediante un drone, la elaboración de un fotomosaico de los restos, el análisis de los mismos y el trabajo de documentación y archivo.

«Os restos de madeira localizados correspóndense cunha parte do casco dun pecio, en concreto, de elementos estruturais da zona do plan do barco. É dicir, da parte baixa dos elementos transversais xusto enriba da quilla. Apréciase perfectamente a curvatura nos extremos da varenga, exactamente onde se conectaría e se iniciaría o pantoque do barco», señaló ayer la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural. Y añadió: «Un elemento destacable documentado é a quilla. Na inspección con cámara subacuática pola parte inferior desvela que conserva restos da traca de aparadura, ademais de numerosos negativos de clavazón de ferro».