Restaurantes de A Mariña se resisten a pedir fianza para las cenas navideñas

Lucía Rey
lucía rey VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

La cocina de Las Sirenas, en imagen de ayer, prepará esta noche una cena para 150 personas
La cocina de Las Sirenas, en imagen de ayer, prepará esta noche una cena para 150 personas xaime ramallal

El Louzao o Las Sirenas abrirán este sábado la temporada de cenas-baile de diciembre

02 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

A diferencia de lo que ocurre en otras épocas del año como el verano, cuando A Mariña recibe a miles de forasteros, quienes reservan las cenas navideñas que organizan los restaurantes de la comarca durante el mes de diciembre suelen proceder de puntos cercanos. Y esa circunstancia facilita que, también a diferencia de lo que está ocurriendo en otros puntos de Galicia y de España, restaurantes mariñanos se resistan a pedir fianza como garantía de pago. «La gran mayoría de los clientes que asisten a estas cenas son clientes de siempre», expone el gerente del restaurante del complejo Thalasso Cantábrico Las Sirenas, de Viveiro, José Manuel Pereira. «También hay que decir que hace más ruido un único malo que miles de buenos», opina sobre los impagos el directivo hostelero de un establecimiento que celebrará este sábado la primera de las tres cenas bailes que organizará para esta Navidad. «La del día 2 está completa, con unas 150 personas. Para la del día 9 aún quedan plazas, y en la del 16 ya tenemos confirmadas 160 personas», cuenta Pereira, que explica que el aforo a las cenas varía según la ocupación del hotel.

«A las cenas navideñas acude sobre todo gente de la zona, clientes de siempre, y no pedimos fianza», José Manuel Pereira, gerente del restaurante Las Sirenas (Viveiro)
«Non pedimos fianza, pero os grupos pagan antes da cea porque senón despois é un lío para cobrar», Jesús Louzao, dueño del restaurante Louzao (Area-Viveiro)
«Para las cenas de empresas tenemos muchas reservas, siempre con menús cerrados», José Ramón Rodríguez, restaurante San Miguel (Ribadeo)

Compuestas por un menú a base de canapés, marisco, pescado, carne, postre, café y licores; al que se suman la barra libre y la música de un disyóquey, en Las Sirenas las cenas cuestan por persona 69 euros, 4 más que en el 2022. «No quedó más remedio que subir el precio debido al encarecimiento de las materias primas y los costes de producción», precisa Pereira, quien con todo señala que ofrecen opciones a los clientes. Tampoco pide fianza el restaurante Louzao, situado en Area, en Viveiro. «Os comensais teñen que pagar antes da cea, iso si, porque senón despois é un lío para cobrar», reconoce su gerente, Jesús Louzao. De las cinco cenas baile que organizará este diciembre (los días 2, 9, 15, 16 y 22), en cuatro ya no quedan plazas. «Só quedan para a do día 22», expone el hostelero, que ha optado por mantener el precio de 60 euros por persona. «Axustando o viño e o marisco, intentamos manter o prezo do ano pasado porque entendemos que a suba de todo está sendo moi elevada», indica el propietario de un restaurante que el 23 de diciembre cerrará sus puertas hasta febrero. En el restaurante Nordés, en Burela, tampoco piden fianza. Acogerá cinco cenas este mes: los días 9, 15 y 16 —estos dos con las plazas ya agotadas—, 22 y 23. Brindan a sus clientes seis menús a escoger y música con un disyóquey. En negocios de Ribadeo, como La Solana o A Horta de San Roque, entre otros, también atienden numerosas reservas para cenas navideñas. Sin fianza.