Gente a pie desde Foz a Burela para no recorrer más de una hora en coche

La Voz

A MARIÑA

Pepa Losada

El trayecto en automóvil habitual sería de diez minutos, pero un socavón obligó a cortar la N-642 durante el fin de semana

24 ene 2023 . Actualizado a las 20:20 h.

La bolsa de agua que obligó a cortar este pasado fin de semana la carretera de la costa, la vieja N-642 que aún sigue siendo la principal vía de A Mariña, puso en evidencia las flagrantes carencias de esta zona norte en materia de infraestructuras viarias. No había alternativas válidas para trasladarse de Foz a Burela; los automovilistas que necesariamente tuvieron que viajar, debieron de optar por recorridos infames de más de una hora por el interior mariñano en el mejor de los casos cuando en situación normal el trayecto sería de 10 minutos.

Es la realidad de A Mariña a día de hoy, mal comunicada. Al menos de una parte de A Mariña: la zona de Burela a Viveiro y O Vicedo. Ante esta situación, muchos vecinos de Foz, de la zona de Cangas, optaron por lo más práctico: ir a pie hasta Burela (como se ve en la imagen). Fue una peregrinación durante el fin de semana. Así sortearon el paso conflictivo de las obras; en algunos casos, convecinos de Burela les esperaban en sus coches para llevarlos al centro o a otras zonas.

A Mariña exige alternativas 

La reapertura de un carril de la N-642 dejó, en el primer día laborable tras el corte de la vía que vertebra A Mariña lucense, algunas retenciones de hasta 15 minutos de duración en las horas punta de tráfico, aunque sirvió para dar cierta fluidez al tránsito rodado. Ayer acabaron las tareas, tras dos días de trabajo, para vaciar la bolsa de agua que provocó un socavón y agrietó la carretera en el acceso a Burela desde Foz. Tras concluir esta primera fase, se realizará un análisis de la situación de la carretera para la solución definitiva, a la que el Ejecutivo no pone por ahora fecha.

La subdelegada del Gobierno central, Isabel Rodríguez, expuso que con la conclusión de los trabajos de vaciado de la bolsa de agua, los técnicos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) valorarán las causas del incidente y darán soluciones en los próximos días. La representante del Ejecutivo en la provincia rechazó dar fechas concretas para la apertura definitiva, puesto que «primeiro» hay que saber «por que se produciu ese embolsamento e como están as drenaxes» para después valorar los trabajos que que hay que hacer en la N-642, «priorizando sempre a seguridade dos cidadáns».

En las primeras horas del lunes hubo retenciones y esperas de hasta quince minutos. Entre las siete y media y las nueve de la mañana, cientos de conductores sufrieron colas y retrasos coincidiendo con los cambios de turnos en empresas como Alcoa San Cibrao, el Hospital da Mariña, la subasta en la lonja del puerto de Burela o la entrada en colegios e institutos.

«Vai haber retencións en momentos puntuais entre semana, pero por agora o tráfico ten bastante fluidez», precisaron desde la Guardia Civil de Tráfico. Un semáforo regula desde el domingo por la noche el paso de los conductores por un trecho que es vital para las comunicaciones en A Mariña, una comarca en la que el déficit en infraestructuras es un hecho debido a la carencia de alternativas «viables» a la N-642.

Sectores como el industrial, con la fábrica de aluminio de San Cibrao a la cabeza; el pesquero, con los puertos de Celeiro y Burela o el maderero, vivieron horas de gran incertidumbre puesto que el socavón abierto entre los kilómetros 41 y 44 de la N-642 obligaba a quienes circulan desde Foz a dar un rodeo superior a 80 minutos para llegar a Burela, al ser preciso meterse hacia el interior por las carreteras LU-162 y LU-161 en dirección a Viveiro, para luego volver atrás. «Ter que esperar agora 15 minutos non é nada comparado cos rodeos que ía haber que dar», indicaron algunas fuentes.

En esa línea, desde Armadores de Burela, S. A. (Absa), precisaron que adelantaron un poco la subasta del lunes para hacer frente a posibles retrasos en las comunicaciones a través de la N-642. «Pero todo o mundo entrou na lonxa ben e o peixe vai saír con normalidade cara puntos como Madrid», precisó su gerente, Miguel Neira. En Puerto de Celeiro, según indicó su director adjunto, Eduardo Míguez, el pescado que se subasta en la lonja celeirense sale siempre por la LU-540.

Otro tanto ocurre con los tráilers cargados de madera que desde numerosos puntos de A Mariña circulan a diario hacia la fábrica de Ence en Navia, y que ayer transitaban con normalidad. En lo relativo a Alcoa, la empresa trabajó sin incidencias.

La apertura parcial de la N-642 supuso un alivio. Lo confirma Amador García, de Transportes Paraíso, que calculaba un incremento del gasto de unos 600 euros en un solo día al enviar cuatro camiones con mercancía al País Vasco. «Seguimos a depender dunha estrada dos anos 70», resaltó el empresario, que recordó que «desviaron a Transcantábrica por Vilalba, onde non hai mar. Hai 20 anos que deberamos ter unha autovía, pero estamos esquecidos polo Goberno e pola Xunta», denunció.

Rodríguez admitió ayer que la consecución de la A-74 (Barreiros-San Cibrao) necesitará «tiempo». En los presupuestos generales del Estado no ha sido una prioridad. La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, urgió al Mitma soluciones sobre la N-642, pero en A Mariña se espera también que se complete la Vía de Alta Capacidad (VAC) Costa Norte, considerada igualmente esencial.