Alcoa analiza la gestión de la fábrica de Aluminio en A Mariña tras suspender al jefe de planta y a otros dos cargos

R. G. R. / S. C.

A MARIÑA

La multinacional no aclara los motivos de su decisión; mientras tanto habrá una directiva interina

30 nov 2022 . Actualizado a las 18:40 h.

La dirección de Alcoa suspendió a tres cargos de la fábrica de aluminio de San Cibrao, entre ellos el jefe de planta, Manuel Fernández Alonso, de las actividades relacionadas con sus propios puestos y fiscaliza la gestión de la factoría.

Los otros dos directivos apartados al menos de forma temporal por la multinacional son el jefe de recursos humanos y el controlador económico de la planta, encargado de la contabilidad de la misma.

Mientras tanto y para seguir con las operaciones, asumirán sus roles el noruego Torn Arne Berg, líder de operaciones de la multinacional a nivel europeo; Borja Alvear, jefe de personal de Alcoa Europa; y Joaquín Fernández, que ejerció como jefe interino de la planta de aluminio tras la marcha de Jesús Maroño a Canadá.

La empresa confirmó ayer que realiza «un análisis de gestión de la planta de aluminio», que prevé que «concluya en las próximas semanas», y que mientras se lleva a cabo «habrá una dirección interina. Las actividades continuarán con normalidad para respaldar el reinicio de la producción de aluminio primario», enfatiza.

Los cargos relevados colaborarán con el mencionado análisis.

Consultada sobre los motivos de la suspensión de estos tres directivos, Alcoa no se pronuncia. Tampoco aclara a qué se debe la realización del análisis de gestión mencionado, ni si responde a una política habitual de empresa o a una situación excepcional, lo más probable dada la envergadura de las medidas adoptadas por la firma.

Según fuentes de Alcoa, esta reorganización de la directiva de la planta de aluminio no afectará a la refinería de alúmina, ni tampoco el mencionado análisis.

Sorprende el hecho de que el director de planta suspendido, Fernández Alonso, fue anunciado por Alcoa en su cargo hace menos de un año, el pasado 27 de enero. El responsable de recursos humanos relevado se incorporó también en este 2022 a su puesto, y el controlador económico asumió el suyo en abril del actual ejercicio.

En los últimos tres años han sido de inestabilidad en la dirección de la única planta de aluminio primario que queda en el Estado. En agosto de 2019, Álvaro Dorado asumía la presidencia de Alcoa España, que ostentaba Rubén Bartolomé, y Jesús Maroño se ponía al frente de la factoría sancibrense. Un año después, la empresa presentaba un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que fue posteriormente tumbado por la Justicia. En enero de 2021, la hasta entonces jefa de recursos humanos de la fábrica anunciaba su dimisión, y en agosto de ese mismo ejercicio Maroño fue relevado por Joaquín Fernández.

En junio del presente año se supo que Dorado se centraría en la vicepresidencia de energía de Alcoa a nivel mundial y que dejaría «próximamente» la presidencia de la multinacional en España. El 11 de julio, la empresa buscaba a su sucesor con una oferta de empleo en la red social Linkedin, pero a día de hoy no ha trascendido sustituto, y Dorado mantiene estas responsabilidades.

En un día en el que comité y empresa se reunían en León para renegociar el acuerdo de reapertura de la planta de aluminio, con las cubas de electrolisis paradas desde enero del presente año, la noticia corrió ayer como la pólvora entre la plantilla.

En la factoría había previstos exámenes de promoción laboral, que fueron suspendidos a última hora y sin previo aviso.

Tras haber mantenido una reunión con Alcoa sobre este punto, el comité informaba de la situación a la plantilla «a falta de comunicación» oficial por parte de la multinacional.

Para el personal, la suspensión de los tres dirigentes de la planta de aluminio y la apertura del análisis de gestión es una nueva fuente de incertidumbre, a la espera por el arranque de la electrolisis apagada -con la confirmación de que el horno de cocción de ánodos grandes no llegará a tiempo para la fecha prevista, enero de 2024- y con un recorte productivo sine die en la refinería de alúmina, que produce desde septiembre a entre el 50 y el 60 % de su capacidad.