El horno de cocción de ánodos no estará hasta 2025 y Alcoa calcula un sobrecoste en las inversiones de 88 millones de dólares

Ramón González Rey

A MARIÑA

Asamblea de trabajadores de Alcoa San Cibrao
Asamblea de trabajadores de Alcoa San Cibrao X. F. RAMALLAL

La compañía y los sindicatos mantendrán un nuevo encuentro en el que la multinacional pondrá sobre la mesa una propuesta a partir de la que negociar

17 nov 2022 . Actualizado a las 19:57 h.

El comité de empresa de Alcoa San Cibrao anunció este jueves que la multinacional estima un sobrecoste de 88 millones de dólares en las inversiones comprometidas para la planta de aluminio.

De los 88 millones de dólares, diez corresponden a la subestación aislada de gas (GIS), cuyo proyecto ha sido aprobado, indicó el comité, al igual que el de las mesas de coladas de fundición. Quedarían dos planes pendientes de aprobación, el de las barras de compensación, que pasarían de costar 12 a 18 millones de dólares, y el del horno de cocción de ánodos grandes, cuyo presupuesto ascendería a 109 millones de dólares.

Precisamente, el encuentro entre la compañía y los sindicatos, celebrado en Madrid y sin la presencia de las Administraciones, sirvió para constatar el retraso en lo relativo a esta inversión, incluida en el acuerdo adoptado para cesar la producción dos años en la factoría de aluminio -y garantizar el empleo hasta 2026- a cambio de arrancar de nuevo en enero de 2024. Alcoa había anunciado que el horno de cocción de ánodos grandes no estará listo para esa fecha, y este jueves concretó al comité, de acuerdo con la versión sindical, que no prevé terminarlo antes del primer trimestre de 2025.

Este retraso, señaló el presidente del comité, José Antonio Zan, no afectará al arranque. «Eso sigue firme y para nosotros es fundamental», resaltó. 

Según precisó Zan, Alcoa y sindicatos mantendrán una nueva reunión en la que Alcoa pondrá sobre la mesa una  propuesta a partir de la cual negociar. Las centrales quieren que cualquier posible acuerdo para la planta de aluminio pase por incluir en él también a los trabajadores de la fábrica de alúmina, ya que los puestos de trabajo de los operarios no entran en el pacto firmado en diciembre de 2021. La refinería produce a entre el 50 y el 60 % de su capacidad desde el pasado mes de septiembre, un recorte productivo que la empresa liga al coste del gas natural.