Alcoa admite retrasos en una de las inversiones clave para reabrir en el 2024 la fábrica de aluminio

Ramón González Rey

A MARIÑA

Complejo industrial de Alcoa en San Cibrao
Complejo industrial de Alcoa en San Cibrao PEPA LOSADA

La multinacional asegura que podrá retomar la producción, pero los sindicatos temen que incumpla su compromiso

02 nov 2022 . Actualizado a las 20:00 h.

Alcoa admitió este miércoles que el nuevo horno de cocción de ánodos, una de las principales inversiones comprometidas en la planta de aluminio de San Cibrao (Cervo), no estará operativo en enero de 2024, cuando está previsto el arranque de la electrolisis del complejo industrial de A Mariña. Los sindicatos aseguran que «es problema» de la multinacional incumplir una de las condiciones del acuerdo firmado por la multinacional y la plantilla en enero de este año, pacto que condicionaba cesar la producción durante dos años -2022 y 2023- a reactivar las cubas, una vez completadas mejoras en la fábrica por importe de 103 millones de dólares.

La compañía se reunió el miércoles con las centrales, la Xunta y el Gobierno, dentro de la mesa de seguimiento que evalúa cada mes la situación de la única planta de aluminio primario de España. En el encuentro, Alcoa atribuyó el retraso en la concreción del nuevo horno de cocción de ánodos al «entorno global actual, que está causando incrementos de costes muy significativos, que llevan el presupuesto total de las inversiones muy por encima de los 103 millones de dólares del acuerdo».

La reconstrucción del horno de cocción para ánodos grandes, junto a otros dos conceptos, figuraba entre las inversiones comprometidas para el 1 de enero de 2024 por Alcoa, con un coste de 42 millones de dólares. La empresa no concreta un plazo para ejecutar esta mejora y aunque alega que el retraso no implica dilatar la fecha del arranque, puesto que la electrolisis «podría arrancar perfectamente», la CIG rebatió ayer que esta reforma «é a que máis impacto ten» en la reactivación de las cubas.

Alcoa anunció su intención de convocar al comité para negociar por esta situación. El presidente del comité, José Antonio Zan (CC OO), insistió en que «lo que se salga del acuerdo es problema» de la compañía.

Respecto a otras dos de las mejoras comprometidas, el nuevo horno de homogeneizado y el nuevo transformador, Alcoa espera concretarlas «en el último trimestre de 2023».

Comité y Alcoa se reunieron también -sin las instituciones- para abordar la situación de la planta de alúmina, que desde septiembre produce al 50 % de su capacidad, tras un recorte productivo que la empresa liga al precio del gas. La compañía insiste en que continúa «estudiando opciones» para mitigar pérdidas que cifró en 69 millones de dólares durante el tercer trimestre.

Si bien Zan afirmó que la situación «ha mejorado» y que Alcoa se mostró «optimista» respecto a la refinería, habrá una nueva reunión «en semanas». La multinacional precisará entonces, indica la CIG, «se é preciso parar a planta. Prevé que as perdas sexan elevadas ata 2026-2027 e fala por primeira vez» de que una hipotética parada «sería previamente negociada», alerta la central.

La planta de alúmina cobrará por reducir consumo eléctrico

Red Eléctrica de España (REE) adjudicó hace unos días el nuevo servicio de respuesta activa de la demanda, que sustituye al mecanismo de interrumpibilidad, desaparecido a mediados del 2020. Como aquel, las empresas ganadoras de una subasta cobrarán por reducir consumo eléctrico cuando así lo requiera REE para mantener la seguridad de suministro del resto de los consumidores. Alcoa confirmó que la planta de alúmina que posee en Galicia prestará ese servicio. La compañía solo precisó que «cotizó en la reciente subasta de interrumpibilidad por un volumen muy reducido de megavatios y se le ha adjudicado un parte menor de dicha cotización». Según REE, se adjudicaron 497 megavatios de potencia. El servicio funcionará entre el 1 de noviembre y el 31 de octubre del 2023.