Juan A. De la Vega, un liberal de Mondoñedo enriquecido en Cuba y exiliado en Portugal

martín fernández

A MARIÑA

ARCHIVO MARTÍN FERNÁNDEZ

Al volver de La Habana, abrió un comercio en A Coruña y tuvo dos hijas, una de ellas la ilustre Juana de Vega, que se casó con el general Espoz y Mina

21 mar 2022 . Actualizado a las 13:23 h.

Juan Antonio de la Vega y Río nació en Mondoñedo (feligresía de San Vicente de Lagoa) en 1763. Quedó huérfano al poco de nacer y fue recogido por un tío que le dio afecto y formación. Vivió en la ciudad episcopal hasta los 14 años cuando el coronel de Ingenieros, Felipe de Paz, lo llevó consigo a La Habana y lo colocó en una casa de comercio. El muchacho era activo e inteligente y, al poco, creó empresas de importación y exportación y se hizo rico.

En los tribunales de La Habana perdió un litigio por una de sus empresas y decidió ir a Madrid en busca de justicia. En el viaje, conoció en A Coruña a la monfortina María Josefa Martínez y Losada con la que se casó. Regresó a Cuba y, al tiempo, abrió un comercio en la capital herculina relacionado con las Américas. El matrimonio tuvo dos hijas: la primera murió a los tres años de nacer y la segunda fue la ilustre Juana de Vega, nacida en 1805 y casada en 1821 con el general liberal Francisco Espoz y Mina.

Juan Antonio de la Vega fue un ferviente liberal y un patriota español. Cuando los franceses entraron en A Coruña en 1809 ?en la llamada Guerra de Independencia- se retiró con su familia a Camariñas, donde tenía una fábrica de salazón, y desde donde contribuyó a la lucha contra el francés armando algunas lanchas cañoneras que contribuyeron a la victoria en la batalla de Pontesampaio. Tras abandonar los franceses la ciudad, De la Vega regresó y fue elegido síndico del Ayuntamiento en 1812. El historiador José Antonio Durán destaca que formó parte de la comisión de la Diputación que redactó el informe de la nueva organización territorial y del nuevo sistema electoral impuesto.