«Como no Carnaval non se poda facer nada, vai ser o terceiro verán perdido»

Lucía Rey
lucía rey VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

Alberto Prado dirige el gimnasio Breogán en Burela y el grupo Alma Latina
Alberto Prado dirige el gimnasio Breogán en Burela y el grupo Alma Latina XAIME RAMALLAL

«Volvemos ó inicio», lamentan empresas de espectáculos y orquestas de A Mariña

11 ene 2022 . Actualizado a las 19:04 h.

Cuenta Tamara Ferro, gerente de la agencia de Espectáculos Seiramar, de Viveiro, que diciembre había empezado bien para el sector. «Non é que estiveran contratando moitísimo, pero empezábase a mover todo outra vez», explica una emprendedora que una vez más, casi de golpe y porrazo, se ha visto contra las cuerdas por culpa del coronavirus. Ahora, como consecuencia de la sexta ola. «A xente que tiña contratado diche: ‘Espera, a ver que pasa’, ou cancela», comenta Ferro, que dirige un negocio especializado en la organización de citas como conciertos, fiestas populares, animación, atracciones, servicio de comidas o cáterin, entre otros.

En esa línea señala que hasta el Concello de Cervo, una de las administraciones «que máis apoia e o ano pasado arriscou en facer concertos de pequeno formato», tiene en suspenso su agenda sociocultural. «Quen se arrisca a facer unha festa con todo isto! Como no Carnaval non se poda facer nada, vai ser o terceiro verán perdido», reflexiona Ferro, que recuerda que el protocolo de la Xunta supone una sacudida a la esencia, por ejemplo de las verbenas, puesto que obliga a perimetrar el campo de la fiesta, identificar a todos los asistentes y pedir certificado covid, montar el bar separado de la zona de baile o consumir la bebida sentado.

Seiramar posee además un grupo de pop rock, Arizona, que en el 2021 actuó, por ejemplo, en el San Froilán de Lugo. Sin embargo, su actividad actualmente es nula. Otro tanto le ocurre a orquestas y grupos como Alma Latina, cuyo responsable, Alberto Prado Viamonte, lamenta: «Volvemos á situación de sempre». Tras un diciembre bueno, en el que había movimiento, el rápido incremento de los contagios de covid ha dado al traste con todas las expectativas. «A expectativa é mala e a xente está moi queimada. O estado de ánimo no sector é fatídico porque volvemos outra vez ó punto de partida, co incertidume de non saber cando arrincamos», manifiesta. Otro caballo de batalla es la falta de ayudas. Desde Seiramar Espectáculos reconocen que en el 2020 recibieron una ayuda por cese de actividad. Sin embargo, desde entonces, el acceso a este tipo de prestaciones ha estado mucho más condicionado. «Ademais o que quere o sector é traballar, non vivir de axudas», apuntan desde la empresa viveirense.