Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Hoy es un día triste para A Mariña

David Mariño TRIBUNA

A MARIÑA

31 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hoy es un día triste para la Mariña. Por un lado Alcoa apaga las cubas después de una lucha digna y muy muy larga. Por el otro, Vestas también ha vivido su propia jornada triste, curiosamente acabamos con una votación igual que los compañeros de Alcoa. Hoy hemos votado de forma asamblearia y libre el fin de la lucha. El motivo es más que obvio y sin embargo muchos especularán con confabulaciones e intrigas dignas de películas de espías. El apoyo a nuestra causa es nulo. A nivel institucional, desde la Xunta hasta el gobierno de España apenas nos han brindado más que una palmadita en la espalda. Hemos luchado dignamente con el objetivo de encontrar un comprador para Vestas Viveiro y devolver algo de trabajo a la Mariña pero nada... Lo cierto es que las últimas mesas industriales nos mostraron claramente la apatía y falta de compromiso de las administraciones en la búsqueda de soluciones y lo poco atractivo que resulta la reindustrialización de la Mariña Lucense. Nuestra lucha acaba porque nació muerta y esto no es culpa de los trabajadores de Vestas Viveiro, es culpa de una legislación laboral absurdamente injusta, que como ya hemos visto en las últimas noticias, apenas se ha maquillado un poco para seguir en vigencia. Visto el deprimente panorama y lo poco probable que sería ganar la nulidad judicial del ERE, e incluso ganándola, en el mejor de los casos nos conduciría a otro ERE en pocos días, optamos por buscar una conciliación previa al juicio. En un tiempo muy corto, apenas dos días, se ha presentado y aceptado una conciliación económica para todos los trabajadores de Vestas así como opciones de jubilación para mayores de 55 años y unas recolocaciones en el centro de Viveiro que aún estaban sin cubrir (recordemos que Vestas ofertaba 24 plazas) Dicho esto, los trabajadores de Vestas queremos agradecer el apoyo mostrado por los medios de comunicación así como la vecindad, amigos y familiares que tanto nos han apoyado. A aquellos que valoran esto como una derrota, unas preguntas, sencillamente: después de la lucha, ¿qué queda? Cuando lo has hecho todo bien y aún así sigues solo, ¿qué debes hacer? ... Una cosa está clara, de promesas no se vive ni se come todos los días. Creo asimismo, que se debe poner en valor el compromiso de todos los trabajadores de Vestas Viveiro que han hecho lo posible y más, para buscar una solución, y que todos juntos han decidido su propio destino de manera valiente y responsable. Gracias de nuevo y hasta siempre.

David Mariño, presidente del comité de Vestas hasta el 31 de diciembre.