La Xunta ve tres posibles compradores para Vestas, pero la multinacional dice que ninguno tiene interés real

j.a. quelle VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

Xoán A. Soler

La empresa insiste en que el 31 cerrará la planta, lo que complica la venta

10 dic 2021 . Actualizado a las 08:58 h.

«Vestas é quen decide». Esa es la clave, expresada a modo de conclusión por David Mariño, presidente del comité de empresa de la fábrica de Viveiro, tras la reunión de la mesa industrial celebrada este jueves en Santiago. Ha habido avances. La Xunta notificó tres posibles compradores, vinculados a fondos de inversión, y Vestas aceptó reunirse con ellos. Pero el problema radica en que el tiempo se agota y la fecha del 31 de diciembre para hacer efectivos los despidos y cerrar la planta viveirense sigue inamovible. Ello complica mucho la negociación de una venta.

Lo apuntó la conselleira de Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana: «É fundamental para continuar coas conversas que se poida adquirir unha factoría que estea funcionando, unha unidade produtiva, e non un activo inmobiliario». Pero Vestas se niega «en rotundo», según la conselleira, a prorrogar la actividad más allá del 31 de diciembre. Y Lorenzana no obvió que esa determinación «poda frustrar unha posible venda pola pouca marxe temporal que hai ata o próximo 31».

Con todo, Vestas se reunirá con los tres posibles inversores identificados por la Xunta, que «precisan máis datos». Al término de la reunión, Lorenzana añadió que la gestora nombrada por la Xunta tiene localizados a otros cuatro posibles inversores, «mentres que o Estado, pola súa banda, polo momento, non atopou ningún, aínda que especificou que está a buscar empresas a nivel internacional».