«Que cierren bancos y triunfe Tik Tok nos lo pone muy difícil a los mayores»

Lucía Rey
lucía rey VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

Maricarmen Vázquez, en primer término, una de las asistentes al curso de Cruz Roja
Maricarmen Vázquez, en primer término, una de las asistentes al curso de Cruz Roja XAIME RAMALLAL

Cruz Roja impartió en Viveiro un taller de habilidades digitales para mayores

21 sep 2021 . Actualizado a las 10:40 h.

En una sociedad donde cada vez parecen tener más peso los influencers, los tiktokers o quienes se mueven como pez en el agua en las redes sociales, un importante porcentaje de la población tiene dificultades, por ejemplo, para manejarse con el wasap e incluso para hacer o contestar una llamada en un teléfono táctil. Aunque en demasiadas ocasiones parezcan invisibles. Y echarles una mano para que se sientan un poco más cómodos en el mundo digital es el objetivo de una iniciativa que este lunes impulsó en Viveiro Cruz Roja con el apoyo de R y financiación de la Xunta de Galicia. «Queremos sobre todo dar apoio dixital a persoas maiores con pequenos obradoiros. Ensinarlles cousas sinxelas que lles axuden a perder o medo», destacó la responsable del proyecto Enredando de la organización humanitaria, Trini de Lorenzo. 

Más de una veintena de vecinos, con el apoyo de cuatro monitoras de Cruz Roja, aprendieron, entre otros, a realizar videollamadas, una de las operaciones más demandadas por los asistentes. «Queren aprender para poder estar en contacto cos familiares. Unha señora tamén quería saber como podía enviar arquivos, outra persoa preguntounos polo tipo de tableta que podería comprar...», señaló De Lorenzo. Para que la actividad fuese realmente efectiva, los participantes emplearon en ella sus teléfonos móviles. Lo hicieron en el templete de la música que hay en los jardines Noriega Varela, puesto que la lluvia que cayó por la mañana impidió la instalación de la carpa móvil diseñada para el proyecto.

La banca electrónica era uno de los temas a tratar, aunque no despertó el interés esperado puesto que mucha gente desconfía, por ahora, a la hora de hablar de dinero o facilitar datos tan personales. «Mientras me puedan atender en el mostrador de un banco, no voy a utilizar la banca electrónica. Es algo que va contra los puestos de trabajo», reflexionó Maricarmen Vázquez Vázquez, profesora jubilada de 77 años. «A los mayores nos lo están poniendo muy difícil», añadió, antes de indicar: «Al ser de otra generación, esto lo haces porque lo necesitas, pero no por que te llame hacerlo».