Los okupas de la vivienda de Foz cambian el portal y ponen un cartel avisando de que hay perro

La Voz VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

XAIME RAMALLAL

Hay preocupación entre los vecinos de Fazouro; ayer una empresa ofrecía en la zona alarmas para las casas

11 sep 2021 . Actualizado a las 15:35 h.

Compás de espera en Fazouro, donde al menos tres okupas se instalaron en una casa deshabitada del barrio de Santo André. Los propietarios del inmueble aguardan una orden de desalojo por parte del juzgado tras presentar denuncia ante la Guardia Civil y la incertidumbre aumenta entre los vecinos más cercanos al edificio, que «nin queren falar sobre este asunto».

Así resume la situación el presidente de la asociación vecinal de Fazouro, Raúl Río, que ayer se acercó de nuevo a las inmediaciones del edificio. Reina el silencio y las persianas están bajadas, «como se non houbese ninguén na casa». Sin embargo, la discreción de las personas que se instalaron en la vivienda contrasta con su determinación. «Cambiaron pechaduras, puxeron unha cancela nova e hai un can. No acceso nótanse rodeiras novas, polo que deben ter coche», añade.

Una vez los okupas entran en un inmueble, no es posible expulsarlos sin una orden judicial. La única manera es presentar una demanda dentro de las primeras 48 horas tras el incidente, lo que no siempre ocurre ya que las casas deshabitadas no suelen ser revisadas con tanta frecuencia. En este caso, se desconoce desde cuándo estas personas se instalaron en la vivienda: como muy tarde, el sábado. Río teme que el proceso sea lento. «Vimos de agosto e haberá traballo acumulado no xulgado», lamenta.