A Mariña ya tiene su «Marie Kondo»: la burelense Alba Caamaño con su empresa Orana Espacio y Orden

y. garcia BURELA/LA VOZ

A MARIÑA

Proyecto materializado en la pandemia, ella se dedica a la organización de espacios dirigida especialmente a familias

28 jun 2021 . Actualizado a las 16:16 h.

Si decimos Marie Kondo, unos sabrán de quién hablo, otros a medias y otros ni idea. Considerada la gurú de los espacios organizados, con método (KonMari) y programa (en Netflix) propios, defiende la magia del orden invitando a retirar lo que no te haga feliz o nunca vayas a poner ni a usar. Como los «por si acaso» han hecho muchos estragos en las casas, convertidas en un revoltijo de cosas, ver y entender el espacio y las posesiones de otra manera contribuye al auge de este oficio: Home Organizer.

Siguiendo los pasos de la japonesa, ha sido la elección profesional de la burelense Alba Caamaño, a nivel personal amante del orden. Su empresa, Orana Espacio y Orden, vio la luz definitiva en pandemia, la misma que ha propiciado una mayor atención a los hogares. Además, es baby organizer. Es decir, se especializa en ayudar a familias, con niños y/o adolescentes. De por si, el nacimiento de un bebé llega muchas veces con cierto caos a nivel doméstico bajo el brazo: «A maternidade é unha caixa de sorpresas. Por moito que te prepares antes, sempre hai cousas que non temos da nosa man». Madre de Oliver, habla de su propia experencia: «A min gústame ter todo organizado pero paseime os nove meses co mantra ‘flúe e deixa que pase o que teña que pasar’».

Nacida en Muros, de los 3 a los 19 años vivió en Burela, donde residen sus padres. Siguientes destinos fueron A Coruña para formarse en peluquería y Barcelona para pasar un tiempo como comercial de multinacionales. Al regreso a la ciudad herculina, emprendió nuevo negocio con Vaneasa Rama llamado Hello Cakes, de decoración de tartas y mesas dulces, que le permitiría adentrarse en el mundo de la organización a través de una feria internacional de repostería. Pese al éxito, llegó un momento en que tomaron una decisión: traspasarlo. En su próxima etapa laboral, Alba Caamaño se asoció con una nutricionista andaluza, llevando la parte de márketing y ampliando la experiencia online. En 2018 separaron sus caminos. Ese año, la vida con su pareja actual, trabajando él en Burela, dio un giro de 360º. Decidieron «vender todo» e irse a Bali: «Foi desprenderme de todo o material da miña vida». «E Bali levounos a Australia, onde empecei a traballar oficialmente de organizadora», señala, comenzando en una empresa que contaba con esa sección, que le propondrían llevar. «Foi un caramelo», dice, mientras ya entonces estaba ocupada en paralelo en su propio proyecto final de negocio en un máster. Serían los cimientos firmes de Orana, «que significa welcome [benvido] en austrialiano aborixen».