Desde Ribadeo impulsan un proyecto para que no se pierda la música de tradición oral

María Cuadrado Fernández
MARÍA CUADRADO RIBADEO / LA VOZ

A MARIÑA

El gaiteiro Xacobo Ares promueve la iniciativa que se presentará el día 26

07 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Nuestros mayores se van y con ellos, un mundo de sabiduría. Rescatar las piezas musicales de tradición oral para compartirlas con las nuevas generaciones es el objetivo principal del proyecto de investigación, compilación y divulgación que nace en Ribadeo con vocación de extenderse por toda Galicia e incluso por otros puntos de España. La iniciativa la impulsa Xacobo Ares desde la villa mariñana, que goza de una importante tradición musical.

El proyecto ha sido bautizado con el nombre de Tecedeira, tecendo a tradición y se presentará públicamente el sábado 26 de junio, a las 20.00 horas, en el auditorio municipal que lleva el nombre de Hernán Naval, quien fuera director de la banda, entre otros cometidos.

«Non queremos que se perdan moitas pezas musicais que forman parte da nosa cultura. Por eso buscamos xente, principalmente maior, que cante ou que toque algún instrumento. A través desas melodías eles foron creando un patrimonio de país e mantendo a cultura e a lingua propias. E ademais de rescatalas, tamén queremos compartilas, principalmente coa xente máis nova, coas futuras xeracións e tamén con todas aquelas persoas que non teñen tanto contacto coa música tradicional», explica Xacobo Ares, natural de Lugo pero residente en Ribadeo y principal promotor de este proyecto, además de gaiteiro y pandereteiro de la asociación ribadense Amigos da Gaita.

Su interés por este campo le viene también de familia, ya que sus parientes Francisco, Anxo y Daniel Ares fundaron el grupo Os Montes de Lugo: «Daniel, meu bisavó, foi o primeiro que deixou o grupo porque tiña que atender da familia. Despois foi Anxo, por temas de saúde, e o que estivo sempre á fronte foi Francisco, o director, que morreu no 1997», explica Xacobo, quien también está inmerso en la elaboración de un libro-cedé en homenaje a este último músico, un trabajo con conversaciones de familia y otros instrumentistas.

La idea del proyecto Tecedeira es abrirlo a todas las personas interesadas en participar. Ares explicará en el acto del 26 cómo se recuperan las melodías y en qué formatos. También tiene previsto organizar obradoiros de música tradicional y de fabricación de instrumentos. «Interésame tamén entrar nos colexios para dar a coñecer o proxecto e sensibilizar aos nenos sobre a importancia de recuperar e de que non se perdan as pezas musicais da tradición oral. Forman parte do noso patrimonio», sentencia.

Foto de archivo de Xacobo Ares con Francisco López, gaiteiro y músico disciplinar de Saa, Lugo.
Foto de archivo de Xacobo Ares con Francisco López, gaiteiro y músico disciplinar de Saa, Lugo.

El día que se presentará el proyecto en el auditorio se proyectará también el documental Dorothé na Vila, centrado en el trabajo que realizó la musicóloga suiza Dorothé Schubarth que llegó a Galicia a finales de los 70 buscando canciones tradicionales que habían desaparecido en el centro de Europa.

Museo

Varias fuentes indican que de esa búsqueda salieron las 300 horas de grabaciones que forman parte del Cancioneiro Popular Galego, la mayor compilación de músicas tradicionales del país hoy en día depositadas en el Arquivo do Patrimonio Oral da Identidade (APOI) del Museo do Pobo Galego. Cuarenta años después, dos chicas inician un viaje tras los pasos de Schubarth para encontrar las voces que ella recogió y descubrir sus historias de vida. En el acto actuarán las pandereteiras de Amigos da Gaita y habrá un coloquio con los directores del documental, Olaia Tubío y Alejandro Gándara. Se celebrará bajo protocolo anticovid.

Aunque el proyecto nace en Ribadeo, Xacobo no quiere ponerle coto a otras regiones. Él mismo asistió recientemente a un taller de pandero cuadrado que se celebró en Peñaparda, Salamanca: «É un pandeiro que só se toca alí. Aproveitei para facer unha recolla da interpretación a Isabel Ramos». La idea es que todo cuanto material se rescate sea depositado en el APOI.