Bodas, bautizos y comuniones a la vista

Yolanda García Ramos
yolanda garcía VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

Jorge López, gerente de O Forno de Tovar, en el pazo de Tovar en Lourenzá, en imagen de archivo
Jorge López, gerente de O Forno de Tovar, en el pazo de Tovar en Lourenzá, en imagen de archivo PEPA LOSADA

Las ceremonias comienzan a reponerse tras un año de fuerte parón por el covid

25 abr 2021 . Actualizado a las 10:53 h.

Hace más de un año, el covid lo paró... casi todo. Esperanzados en ver más luz al final del túnel pandémico por la vacunación, en este trimestre se percibe cierto despegue en la contratación de servicios por ceremonias, lo que tradicionalmente conocemos por «bbc» y no es la cadena británica sino el trío bautizos-bodas-comuniones. En próximos meses se espera celebrar al fin citas aplazadas del año anterior, el cuál fue nefasto por la cadena de anulaciones festivas y familiares debido al covid. Además, puede que ahora otras nuevas estén por venir, finalizando el estado de alarma en breve. Hay que subrayar que de una sola celebración de ese perfil viven varios sectores: ropa, calzado y complementos, floristerías, peluquerías y centros de estética, organización de eventos, estudios de fotografía, incluso alquiler de coches, disc-jockeys y músicos, empresas de animación infantil, tiendas de regalos, la restauración, etcétera.

«No tema das comuñóns a xente está pendente do que poda pasar: non é o mesmo 10 convidados que 40. Iso tamén nos inflúe» (Fina Soto, Catycris)

Empezando por las comuniones, si el grueso era tradicionalmente en mayo y junio, ahora la temporada se alarga hasta septiembre. Lo confirma Fina Soto, desde Catycris en Xove: «[Antes da pandemia] as comuñóns eran, un 90% en maio, co cal as ventas comezaban en xaneiro e febreiro, incluso algunhas en decembro. Este ano empezaron hai un mes pero dentro de como está a situación, non está mal. A nosa decepción foi o pasado xaneiro e febreiro, porque non se movía nada, pero agora si, porque as comuñóns van ser sobre todo en xullo, agosto e setembro e non é tarde para comprar».

Fina Soto, al frente de Boutique Catycris en Xove, esta semana, junto a la sección de vestidos de novia que están liquidando
Fina Soto, al frente de Boutique Catycris en Xove, esta semana, junto a la sección de vestidos de novia que están liquidando Pepa Losada

En cuanto a bodas, fundamentalmente trajes de madrina, «moi pouco», señala. Según avance la vacunación, confía en que la gente se anime más a celebrar y vestir de fiesta. Pero es clave, apunta Fina Soto, más actividad y apertura a nivel hostelero: «Tira por todo». Esta semana anunciaba que su sección de novia está en liquidación, después de trabajarla casi 30 años.

 Pulso en la restauración

En un ambiente aún de incertidumbre futura, el hostelero viveirense Suso Louzao enfatiza: «A xente está reservando. De feito, xa temos celebracións a partir de maio, todos os meses. O que pasa é que hai que esperar a que saian novas normas, agardando que sexa todo máis flexible. Vese animación, a xente tén ganas de celebrar... pero temos que ter un pouco de paciencia ata que nos digan que se pode facer, se se poden poñer xogos para os nenos, música, etc...».

Suso Louzao, gerente del Restaurante Louzao en Area (Viveiro), el año pasado
Suso Louzao, gerente del Restaurante Louzao en Area (Viveiro), el año pasado PEPA LOSADA

«Quedaron vodas e celebracións do ano pasado, e que nalgún momento hai que facer», señala, con respecto a las previsiones. «O ano pasado fíxose algunha comuñón, con restriccións, pero este ano xa estamos con moita xente vacinada e sobre todo a maior, que xa pode estar máis feliz», enfatiza.

«Non sabemos aínda como se van poder facer as cousas. Agora estamos cun máximo de catro por mesa e todo iso tén que cambiar. Pero si, a xente está animada» (Suso Louzao-Restaurante Louzao en Area en Viveiro)

Además, confía en que con el fin del estado de alarma haya «máis liberdade» para el sector y pueda venir «xente de fóra» a esas celebraciones programadas o que en una misma mesa puedan sentarse más personas (aunque con la pandemia, reconoce, las bodas han mermado en su media de invitados). El año que viene, indica, tendrá el doble de bodas que en este: «O 2022 está moi cuberto». «Estou esperanzado», finaliza.

«Estar preto do litoral asturiano inflúe, ao non poder cruzar ata o 9 de maio. En case todas as vodas hai un primo de Asturias» (Jorge López, gerente O Forno de Tovar en Lourenzá)

«As contratacións, se falamos de eventos grandes, como vodas de máis de cen convidados, para este ano son aínda escasas porque, ou xa tiñan que estar feitas, ou como moito, facéndose. A cousa está animada se falamos de vodas de menos de cen comensais, de 30 ou 40, porque a tendencia é á baixa no número», confirma también Jorge López, gerente de O Forno de Tovar en Lourenzá, añadiendo: «En eventos pequenos, como por exemplo tamén as comuñóns, aínda estivemos pechando contratacións esta semana; eran traballos a facer en marzo ou febreiro, pero a xente esperou para ir sobre seguro». López detecta «máis que un pouco de menos medo a celebrar, algo máis de valentía. Moitos bótanse para diante e pensan ‘temos que facelo porque non sabemos se isto vai durar dous anos máis'». Subraya que ahora se valora más contar con «salóns independentes e privados» como en el caso del establecimiento laurentino para el que, como sucede a otros de su sector, el covid ha supuesto sobreesfuerzo. Tovar, explica, es un pazo «idílico» en el que hay que sumar el «alto» mantenimiento de jardines e instalaciones: «Traballamos moito máis para gañar moito menos. Pero son optimista, hai que selo».