Las manos de Michal Kaluza reescriben la historia del fútbol sala polaco

A MARIÑA

El portero burelista es el primer jugador de su país en la liga española y fue a una Eurocopa con solo 19 años. Ahora ha vuelto a ganarse el billete al gran torneo continental

19 abr 2021 . Actualizado a las 19:48 h.

Con solo 19 años debutó en una Eurocopa y apenas una temporada después el Burela Pescados Rubén lo convirtió en el primer futbolista polaco de la liga española. Michal Kaluza forma parte de la generación que ha llevado al deporte más lejos que nunca en su país. Con sus paradas, sus manos continúan reescribiendo historia para el fútbol sala en un territorio con casi 40 millones de habitantes y que jugará por tercera vez un torneo continental de selecciones en el 2022, en los Países Bajos.

«Es otro éxito para mí y para Polonia. Es la segunda vez consecutiva que lo hacemos, y además tras superar un grupo muy complicado. Ya estamos esperando el sorteo y con ganas de comenzar los preparativos», explica un portero que apenas tenía dos años cuando en 2001 jugaron su única Eurocopa antes de la meteórica irrupción del burelista. Kaluza ya disfrutó del certamen de Eslovenia 2018, donde fueron apeados de un grupo con Kazajistán y Rusia y finalmente se impuso Portugal a España. «Yo aún era muy joven. Fueron un torneo y una experiencia increíbles.  Ahora tengo más experiencia y lucharé por un puesto en la plantilla para ir a Ámsterdam», cuenta. 

Triunfo ante la República Checa

El combinado nacional de Polonia tramitó el billete tras dar la cara en un grupo con Portugal, la República Checa y Noruega, del que consiguió salir como uno de los mejores segundos clasificados. Vencieron en sus dos apariciones contra Noruega (4-1 y 0-3), rascaron un empate en una actuación memorable del arquero del Burela frente a la todopoderosa selección lusa (2-2), que los superó luego (0-3), y tras un empate (3-3) en el primer partido se lo jugaron todo contra los checos.

«Fue una jornada de muchos nervios, pero con final feliz.  Hubo momentos mejores y peores en el partido, pero fuimos más efectivos», revela un futbolista al que le tocó ver desde el banquillo el 8-5 final. «Jugué en dos partidos.  Tenemos tres porteros muy buenos. La competencia es grande, pero eso me ayuda a mejorar», explica Kaluza, que cumple su segunda campaña en Burela tras fichar procedente del Rekord Bielsko-Biala.

Su llegada desde los Cárpatos a A Mariña ha venido acompañada también de una feroz y sana competencia con el capitán del Pescados Rubén, Edu. Por ahora, el guardameta de Narón ha tenido más protagonismo, con dieciséis apariciones en la liga por diez del polaco en un conjunto que trata de garantizar la permanencia y se quedó sin jugar el pasado sábado por un posible caso de coronavirus en su rival, ElPozo Murcia. La victoria del Aspil Jumpers Ribera Navarra frente al Movistar Inter los ha relegado al puesto de promoción de descenso.

«Me siento muy bien en Burela. Este año todo es más fácil porque mi pareja estudia en Santiago y ya conozco mejor el idioma. A Sito, el nuevo entrenador, ya lo conocí antes, en partidos de la selección cuando él era el entrenador del equipo húngaro.  Creo que puedo aprender mucho de él porque tiene mucha experiencia», afirma Michal, convencido de que la escuadra mariñana atará su continuidad en Primera en los ocho encuentros que todavía debe disputar. 

Una selección en crecimiento

Casi una semana después del éxito de su selección, el portero analiza desde Burela el crecimiento que, considera, sufre el fútbol sala en su país: «El fútbol sala en Polonia avanza lentamente cada año.  Estamos lejos del nivel español, claro, pero tenemos un gran patrón. Hay una mejoría que demuestran los resultados de la selección.  Seguro que pronto se incorpora algún jugador polaco más a la liga española y dejo de ser el único».