El Ribadeo reina en el derbi de Foz (1-3)

Iván Díaz Rolle
IVÁN D. ROLLE FOZ / LA VOZ

A MARIÑA

Un rápido gol de Isma enfiló el primer triunfo mariñano en Preferente ante un vecino con más corazón que ideas, noqueado por la presión y eficacia ribadense

11 abr 2021 . Actualizado a las 22:51 h.

En la cuarta jornada de la Preferente exprés llegó al fin la primera victoria mariñana. Aunque el verdugo fue otro conjunto de la comarca. El Ribadeo reinó en el derbi del Martínez Otero y da un brinco para seguir soñando con la promoción de ascenso o las eliminatorias de acceso a la Copa del Rey.

El equipo de Rafa Casanova entró al partido decidido a derrumbar la muralla del Foz. Avisó a los diez minutos en un lanzamiento desviado desde la frontal de Juanma, que poco después se retiró lesionado, y lo consiguió apenas unos segundos más tarde. Isma cabeceó como un obús un centro milimetrado de Samu, que poco después se reconvirtió a central por la baja de su compañero, desde el perfil derecho.

El rápido tanto obligó a los de Javi Chinchón a adelantar sus líneas. Por momentos, consiguieron inquietar gracias a la claridad de ideas de Canario y Dani Chao en el inicio del juego, pero sus oportunidades se redujeron a los lanzamientos a balón parado de Diego Chao. También Xenxo, bien asistido por el 10, pudo igualar, pero tras un buen recorte chutó con el exterior lejos de la portería de Carrera.

Los focenses, además, se llevaron un buen susto justo antes del descanso. Jairo Campo robó el balón a Dani Sante y habilitó al omnipresente Santi Vázquez, que perdonó. No lo hizo sin embargo el delantero burelense del Ribadeo para desmoronar los cambios que el entrenador focense había planeado durante el descanso. El 0-2, a los tres minutos de la segunda mitad, nació en otra buena presión. Jairo Campo se apoyó en Luki y superó a Kiko Mariño ajustando su disparo a la base del poste.

Llegó la tensión

La diferencia en el marcador, sin embargo, no amilanó a un Foz al que pudieron faltarle ideas pero nunca corazón. Xenxo fue derribado por Dani López en una carrera y Diego Chao dio emoción al derbi desde el punto de penalti. Poco después, además, los focenses pidieron la expulsión de Jairo Campo, que ya había visto una cartulina amarilla. Las protestas supusieron la cartulina roja a los técnicos locales, y el visitante sustituyó a su 9 para evitar problemas.

Con Dani Chinchón y Canario tratando de bombear balones, las ocasiones para lograr el empate no terminaron de llegar y el paso adelante acabó suponiendo también que el Ribadeo encontrase más espacios. Luki pudo sentenciar en una pelota que cazó en el área, y poco después Kiko Mariño leyó perfecto el regate de Javi Fraga en un buen desplazamiento de Samu.

El tercero del equipo celeste llegó a apenas diez minutos de la conclusión en un contragolpe que condujo Fran y culminó Javi Fraga, que se encontró la mano del portero. Al rechace llegó antes que nadie Santi Vázquez, dueño y señor de la parcela ancha junto a su tocayo. Los rojiblancos habían pedido falta en el inicio de la jugada por una caída de Yeray en la frontal de área.

FOZ, 1: Kiko Mariño; Rivera, Noceda (Cristian, min. 82), Dani Sante, Álex Esquerdeiro; Canario (Iván Croa, min. 79), Dani Chao (Dani Chinchón, min. 46), Gonzalo (David Ben, min. 46); Diego Chao, Xenxo y Xesús (Yeray, min. 74).