Picaresca para tratar de evitar el cierre en A Mariña: «¿Me puede dar un pase para ir a ver un piso?»

Inmobiliarias abiertas por vacaciones: destacadas empresas del sector trataron de aprovechar la Semana Santa


ribadeo / la voz

Hubo un tiempo, reciente aunque con el covid parece muy lejano, en el que cuando llegaba la Semana Santa la costa de Lugo era escenario de dos tipos de procesiones, las religiosas y las de visitantes que acudían a ver pisos, atraídos por precios que comparados con los de otras comunidades constituían auténticos chollos. Entonces había inmobiliarias que organizaban expresamente excursiones y jornadas de puertas abiertas en sus promociones. Fueron años excepcionales, a rebufo de la crisis del ladrillo que dejó en A Mariña un considerable stock de viviendas del que las entidades bancarias querían desprenderse. Pero con independencia de esta anomalía del mercado, la Semana Santa ha sido tradicionalmente una de las mejores épocas para cerrar operaciones inmobiliarias, con clientes que se animan a comprar su segunda residencia para no tener que alquilar ya en verano.

El impacto del covid

 El caso es que el covid lo ha cambiado todo. Esta Semana Santa, con Galicia cerrada perimetralmente, la afluencia de visitantes se limitó teóricamente en exclusiva a los gallegos. Madrileños y asturianos, dos de los principales demandantes de vivienda en A Mariña, tienen vetado el acceso a la comunidad. Por eso la mayor parte de inmobiliarias, en contra de lo que se hacía otras Semanas Santas, tomaron la decisión de cerrar por vacaciones. Es el caso, por ejemplo, de Inmobiliaria Cisbar de Barreiros, que es quien tiene en cartera en A Mariña el grueso de los pisos, centenares, procedentes de entidades bancarias.

Otras destacadas empresas, como Os Molineros o Promociones Inmobiliarias Moreda, sí atendieron estos días festivos, previa reserva o mediante el teléfono móvil de contacto que tenían operativo.

Ambas destacaron la afluencia de gente y coincidieron en la sensación de que ha sido una Semana Santa mejor de lo que cabía esperar, cerrando varias operaciones de compra.

 En el caso de Promociones Inmobiliarias Moreda el tipo de vivienda que comercializa no es de bajo coste, sino de alta calidad. Tiene su público, que acude no buscando chollos sino un producto específico en el que el precio no es lo decisivo.

Javier Rodríguez, administrador de Os Molineros, se declaraba en Foz gratamente sorprendido por la elevada afluencia de gente de otras zonas de Galicia, como Vigo u Ourense. «Con este tempo que temos -manifestaba el Viernes Santo-, veu máis xente da que contabamos. Estou aquí, preto da praia da Rapadoira, e o certo é que non hai sitio nas terrazas».

«Non é a Semana Santa de outros anos, dende logo, pero agora a xente xa ven con unha idea máis clara de comprar. E aprovéitanse estas datas porque hai gañas de moverse. Xa notamos moita xente na ponte de San José, fixéronse varias operacións e estes días tamén. Hai xente interesada. A miña impresión é que esta Semana Santa vai moito mellor do previsto e confírmame a idea e que esta zona segue sendo prioritaria para moita xente que busca unha segunda vivenda, polo clima, a tranquilidade, a gastronomía... e máis cando está case limpa de covid», añadió Javier Rodríguez.

Barreiros

Foz acapara buena parte del tirón de la demanda. Pero también destaca el interés que despierta Barreiros, señalan desde Os Molineros. Y añaden: «Hai xente que ten cartos aforrados e a vivenda é unha opción tamén para investir, aínda que agora xa no se mira tanto polos prezos tan baixos que houbo en algún momento, senón que se busca algo que se adapte á súas posibilidades, ao que queren gastar. Con todo, os prezos nesta zona seguen sendo asequibles respecto aos de outras comunidades».

Picaresca para tratar de evitar el cierre: «¿Me puede dar un pase para ir a ver un piso?»

Uno de los vendedores de una inmobiliaria de A Mariña comentaba así un caso que le ocurrió los días previos a la Semana Santa de gente que buscaba una excusa para saltarse el cierre perimetral. «Houbo quen me chamou preguntando si lle podía dar un pase para ir ver un piso, porque tiña intención de comprar. Quería concertar unha cita, pero era de fóra. Claro, eu díxenlle que non tiña problema, pero que iso non era motivo para vir a Galicia e saltar o peche perimetral e que non lle ía servir de xustificante no caso de que o parara a Garda Civil. Certamente máis parecía unha escusa para vir de vacacións por A Mariña que verdadeiro interese en comprar un piso», señaló.

Entre las inmobiliarias que cerraron se remiten a ese argumento, a que con el mercado de clientes limitado a Galicia, realmente los interesados pueden aprovechar cualquier fin de semana, no expresamente la Semana Santa, para desplazarse hasta A Mariña y ver los pisos concertando o no una cita previa. Y los que son de otras comunidades, saben que exponerse a viajar en estas fechas hasta la costa entrañaría un riesgo mucho mayor, porque la zona estaría teóricamente mucho más vigilada. 

Los pisos chollo

También explican que dentro del mercado gallego, los clientes que se decantan por comprar en A Mariña son en su mayor parte de Lugo hacia la costa, mientras que los que residen en municipios más interiores y buscan una segunda residencia optan preferentemente por otras zonas costeras de Galicia. «Y los hay quienes todavía vienen buscando pisos chollo, por 40.000 euros. Pero esos tienen truco: la ubicación, los acabados, la altura, etcétera... y claro, cuando los ven no gustan tanto», concluyen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Picaresca para tratar de evitar el cierre en A Mariña: «¿Me puede dar un pase para ir a ver un piso?»