El cadáver de Álex, el joven de Viveiro desaparecido hace más de un año, fue hallado a 550 kilómetros, en la costa francesa

Confirmaron ayer a mediodía a la familia que se trata de él; apareció ya en marzo del pasado año en la costa francesa, pero todo este tiempo fue necesario para su identificación


Viveiro

El cadáver de Álex Meitín, el joven de Viveiro desaparecido hace más de un año (en diciembre de 2019) apareció en marzo del pasado año en el mar, en la costa francesa, en una isla cerca de La Rochelle, arrastrado por la corriente.

El cuerpo se hallaba en avanzado estado de descomposición. Pasó más de un año para poder confirmar su ADN y realizar toda la verificación de la identidad. Este jueves a mediodía la policía confirmó a la familia que, efectivamente, se trataba de él. Álex Meitín tenía 34 años cuando desapareció el 15 de diciembre del 2019 después de participar en una cena con compañeros antes de Navidad en Area. 

No es el primer caso de personas desaparecidas en el mar, que se localizan en la costa francesa arrastradas por la corriente. Más de 550 kilómetros separan en línea recta por mar la ría de Viveiro de la isla de Saint-Pierre-d'Oléron. El capitán marítimo de Burela, Fernando Otero, explicó a La Voz que lo habitual es que la corriente del Cantábrico vaya moviendo un objeto o un cuerpo hacia el Este, hacia el interior del Golfo de Vizcaya; no es tan normal que llegue a la costa francesa, ya que por lo general las corrientes locales lo llevan a tierra, ya sea en Asturias, Cantabria o País Vasco, aunque influyen otros factores como el viento, mismo la temperatura. "Hace unos días se desprendió una boya de Estaca de Bares y la encontramos en Gijón", apuntaba como ejemplo.  

Fuentes de la familia explicaron que, siendo una mala noticia, al menos se puede cerrar un capítulo que aún estaba abierto y eso supone siempre un alivio. Hoy tenían previsto ya realizar los trámites pertinentes en el Juzgado para traer los restos de Álex Meitín a Viveiro.

Alejandro Meitín San Isidro tenía, efectivamente, 34 años cuando desapareció. Trabajaba en una conservera de Celeiro. Lo vieron con vida por última vez en una cena baile en un restaurante de Area con compañeros de su empresa. Al banquete acudió en su vehículo, un Ford Fiesta, que acabó en el fondo de la ría de Viveiro, con las llaves puestas.

Tras denunciar la familia la desaparición, durante días, familiares, amigos y allegados, además de fuerzas y cuerpos de seguridad rastrearon la zona intentando dar con él. Temían que pudiera haber sufrido un accidente de tráfico en alguna carretera secundaria o en alguna pista forestal, pero las batidas no dieron frutos para tratar de localizar al joven, de 1,83 metros de altura y complexión fuerte.

Días más tarde, el 27 de diciembre, un hombre jubilado que paseaba por el puerto pesquero de Viveiro observó por casualidad un coche sumergido bajo el agua. Poco después el vehículo, un Ford Fiesta de color gris, fue izado por una grúa en medio de un importante despliegue policial. Pero no había ni rastro del hombre en el interior de un turismo que apareció con la ventanilla del conductor abierta casi por completo, la del copiloto a medio bajar y la llave puesta en el contacto. Además el volante estaba desbloqueado, el freno levantado y las luces activadas aunque sin alumbrar, como se relató en la crónica publicada entonces por La Voz.

Desde la Policía Nacional confirmaron la reciente identificación después de que Francia, tras comprobar que el perfil de ADN no coincidía con ninguna de las personas desaparecidas en ese país, remitiera los datos a la Interpol, que trasladó la información a nivel internacional.

En España se cotejaron los datos con los perfiles de ADN de personas cuya desaparición había sido denunciada, lo que permitió confirmar la identificación del cadáver encontrado en la costa francesa. A partir de ese momento, la Policía Nacional contactó con la familia de Alejandro Meitín.

Los otros cuerpos que el mar se llevó lejos

M. S.
Aparición en una playa de Camariñas de uno de los cadáveres del accidente de autobús de Portugal en el año 2001
Aparición en una playa de Camariñas de uno de los cadáveres del accidente de autobús de Portugal en el año 2001

En el 2014, las corrientes arrastraron a otro vecino de A Mariña desde Ribadeo hasta la costa francesa

  

La aparición del cadáver de Alejandro Meitín en Francia no es el primer caso de personas desaparecidas en la costa de A Mariña que fueron arrastradas por el mar hasta la costa francesa. El 25 de febrero del 2014 aparecía un cadáver en la playa francesa de Montalivet, en la región de Aquitania.Tras el hallazgo, y una vez practicada la autopsia, se confirmó que se trataba del cuerpo de un hombre asturiano de 34 años de edad afincado en Ribadeo. Había desaparecido en la madrugada del 26 de enero, un mes antes, cuando supuestamente trataba de coger percebes en un acantilado de Rinlo y cayó al mar. Las corrientes lo habían arrastrado a más de 510 kilómetros de distancia en línea recta (a unas 275 millas náuticas), tras cruzar el Cantábrico hasta el arenal de Francia donde fue localizado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Tags
Comentarios

El cadáver de Álex, el joven de Viveiro desaparecido hace más de un año, fue hallado a 550 kilómetros, en la costa francesa