Otros noventa minutos de matrícula para las Guerreiras

A MARIÑA

PHOTOFUTSAL

El Pescados Rubén acumula un parcial de 10-0 en tres partidos consecutivos a domicilio y en un tramo crítico por sus bajas

22 feb 2021 . Actualizado a las 21:41 h.

Noventa minutos equivalen a un partido de fútbol. En el fútbol sala, con el tiempo detenido en cada interrupción, dan para mucho más. Exactamente para dos encuentros completos y un cuarto de otro. Por eso, es bastante inhabitual completar ese tiempo de juego con un parcial de 10-0. Lo consiguió el Pescados Rubén Burela en tres jornadas consecutivas fuera de casa y, además, en un momento crítico porque su rotación se ha visto debilitada por las lesiones y el último fichaje, la internacional brasileña Luísa Mayara, aún no ha podido debutar.

Tras un mes sin jugar por los positivos en coronavirus detectados en la plantilla, el equipo de Julio Delgado reapareció incompleto —una parte del equipo seguía en aislamiento— en la siempre difícil cancha del Universidad de Alicante. Y el cuadro valenciano se adelantó en el minuto 29 por mediación de Miriam Martínez. Fue entonces cuando empezó el espectacular parcial en noventa minutos de fútbol sala de unas Guerreiras Laranxas que han mostrado su fortaleza colectiva en el momento más necesario.

A aquel encuentro le quedaban unos diez minutos, y los goles de Ale de Paz, Elena Aragón y Peque adjudicaron a las naranjas los tres primeros de los nueve puntos que sumaron desde entonces. Tras el 1-3 al UA, la escuadra mariñana descansó el fin de semana siguiente y luego se desplazó a Zaragoza, donde recuperó el partido aplazado contra el Bodegas Sommos Intersala el jueves, y se midió al Sala Zaragoza el sábado.

Obtuvo dos nuevas victorias. Primero, sin confianzas ante un enemigo que todavía no conoce el triunfo en Primera División. Vencieron 0-3 con dianas de Dany, una futbolista maña en propia portería y Ale de Paz. La misma, o incluso más, solvencia demostraron pocas horas después para derrotar 0-4 al Sala Zaragoza, con tantos esta vez de Ale de Paz, Peque en dos ocasiones y una jugadora local en propia.

A ese espíritu aguerrido que las ha aupado al liderato en solitario se aferrarán las mariñanas para regresar tras un nuevo aislamiento para parte del plantel que hace peligrar el partido contra el Rayo Majadahonda.