La hostelería confía en la reapertura: «Deberían deixarnos, si ou si»

José Francisco Alonso Quelle
JOSÉ ALONSO RIBADEO / LA VOZ

A MARIÑA

Pero la mayoría opinan que habrá nuevos cierres y dudan de la Semana Santa

21 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La hostelería mariñana da por hecho que la comarca se incluirá en las zonas de Galicia donde la próxima semana se permita la reapertura, pendiente de la decisión que se adopte el lunes en la reunión del comité clínico. En Viveiro es donde se muestra más recelo, por ser el concello que presenta los peores datos, pero teóricamente cumple de sobra con los parámetros para levantar las restricciones.

Pero dando por hecho la reapertura, los hosteleros temen las condiciones en que les permitirán abrir, el porcentaje de aforo que se podrá ocupar en las terrazas y, sobre todo, en el interior de los locales. También se espera con detalle la decisión que se adopte sobre levantar los cierres perimetrales.

Y es que, dependiendo de las restricciones, aunque se permita la apertura habrá casos de hosteleros que seguirán cerrados hasta el verano para no tener que levantar los ERTE. Porque otros de los aspectos en los que se coincide de forma generalizada es en asumir que habrá nuevos cierres o duras restricciones en el futuro y que la Semana Santa se puede dar por perdida porque no se entendería que se repitiese lo ocurrido la pasada Navidad, con desplazamientos masivos entre varias comunidades (Asturias, de hecho, ya anunció que no levantará su cierre perimetral hasta el 9 de mayo).

Permitir la movilidad

José Blanco, propietario y cocinero de La Solana, en Ribadeo, apunta: «Creo que nos tienen que dejar abrir, sí o sí. Pero aunque abra la hostelería, si no permiten la movilidad de la gente va a dar lo mismo. Es igual que si nos abren solo las terrazas. Serían gestos de cara a la galería»

«De la Semana Santa no sé. Creo que Galicia va a seguir cerrada, como Asturias, lo que para nosotros es un palo enorme», añade. En tanto, La Solana, como muchos otros negocios, sirve comida para recoger: «Si tienes que pagar un alquiler, la hipoteca o créditos, porque los bancos no paran en ningún momento, con cuatro cosas que vendes los fines de semana no da para nada». Con todo, es optimista: «Saldremos de esta, pero no será gracias a las ayudas que nos dan».

Luis Hernández, gerente de la Pizzería Xoíña, también confía en que desde el miércoles puedan abrir al público: «Si ou si». Mientras, también trabaja la comida a domicilio: «Máis que un local produtivo o que estamos facendo é dar un servizo a toda esa xente, moitos deles traballadores, que demandan un menú para comer a mediodía».

«A Semana Santa? Mentres a xente non se faga cargo do que hai isto vaise repetir unha e outra vez. Así estaremos hasta que comece a funcionar a vacina ou haxa moita inmunidade. Non queda outra», añade.

El cierre a las seis

Varios empresarios de Barreiros, miembros de la asociación de hostelería local, coinciden en la predicción sobre la reapertura la próxima semana: «Se estamos pechados non podemos pagar nin a luz e se nos abren nas condicións que estabamos as últimas semanas, pechando ás seis da tarde, tampouco. Pero parece que a ninguén lle importa gran cousa o que nos pase». Otro apuntó: «Penso que todos estamos esperando a abrir, porque ter pechado é unha ruína. Pero o caso é que estar abertos con moitas restricións tampouco é rendible. E se por enriba hai que rexistrar ós clientes, como se está falando, pois haberá que ver como se fai, porque pode haber xente á que lle sente mal. Abertos polo menos non se come un tanto a cabeza. Estás entretenido».