Dos emigrantes entre los 7 propietarios con más de 25 hectáreas en A Mariña en 1933

Martín Fernández

A MARIÑA

Teresa Lamas Sanjurjo con su hijo y un criado negro en su finca de Vilaousende
Teresa Lamas Sanjurjo con su hijo y un criado negro en su finca de Vilaousende CEDIDA POR VIVÍN

07 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Solo siete propietarios poseían más de 25 hectáreas en A Mariña en 1933. El dato figura en el Registro de la Propiedad Expropiable (RPE) que detalla las tierras confiscables en España según la Ley de Reforma Agraria republicana de 1932. Dos de ellos, Melitón Cortiñas y Ramona Fernández Mel, eran capitales de emigrantes retornados; tres, Ramón Bustelo, Eugenio Martínez y Pilar Otero, vinculados a los negocios y la política; y dos, Teresa Lamas y Carlos Pedrosa, pertenecían a la hidalguía. La emigración vino a alterar el estatus y contribuyó al cambio y la movilidad social…

La citada ley fue un ambicioso proyecto de la Segunda República. Quiso resolver la histórica desigualdad en el sur donde, junto a latifundios de cientos de familias, vivían de forma mísera dos millones de jornaleros. Para ello, propuso expropiar parte de esas haciendas y entregarlas en pequeños lotes a los sin tierra. Pero las expectativas no se cumplieron y el gobierno de Azaña cayó por los sucesos de Casas Viejas cuyo origen fue la insatisfacción que la reforma agraria produjo entre anarquistas y campesinos.

De la España norteña y minifundista, las superficies inscritas en el RPE eran reducidas. En Galicia, solo 12.952 hectáreas y en Lugo 2.040. El registro concreta los municipios y la extensión expropiable en A Mariña: 41 Ha. en Alfoz, 183 en Barreiros, 9 en Cervo, 80 en Foz, 7 en Lourenzá, 157 en Mondoñedo, 130 en Ribadeo, 14 en Trabada, 23 en O Valadouro y 215 en Viveiro. Y detalla los propietarios con fincas superiores a 25 Ha.